España

China 2011: Palacio de Verano.

Almorzamos y visitamos una tienda de perlas, donde se nos enseña la diferencia entre las perlas de agua dulce y salada, y nos intentan vender algunos artículos. Nuestra siguiente visita es uno de los más bellos jardines del mundo y el más visitado, El Palacio de Verano. Creado a mediados del siglo XVIII, está lleno de templos, palacios, jardines, pabellones, lagos y corredores, fue un lugar de recreo para la corte imperial. Un fastuoso centro veraniego que se convertiría en sede del gobierno bajo la polémica emperatriz Cixi. Entramos por la puerta del Este.
Nada mas entrar nos encontramos un legendario animal; el “quilin”. Para los chinos representa la “virtud”.

Detrás el Salón de la Benevolencia y la Longevidad, lugar donde el emperador recibía a sus funcionarios. El Pabellón esta precedido de dos hermosísimas tallas de bronces que simbolizan la unión de emperador (dragón) y emperatriz (fénix).
A pocos metros encontramos la Sala del Cultivo de la Felicidad, que es en realidad el teatro cortesano más lujoso de China. Aquí la emperatriz Cixi pasaba numerosas horas disfrutando de la Ópera China, desde que lo recibiera como regalo de su 60 cumpleaños. El escenario posee 3 niveles, donde podían coexistir distintas representaciones a un mismo tiempo. El palco imperial posee calefacción y las salas de los invitados acogen hoy un interesante museo de época. Tenemos que pagar una entrada de 10 ¥, pero la verdad que ha merecido la pena, ya sea por visitar el teatro y sus estancias. También hemos podido disfrutar de un espectáculo de música y baile, con instrumentos de la época de los emperadores.



Llegamos fácilmente al lago Kunming, artificial, pero construido hace más de 1000 años. Podemos contemplar la flor de loto, creando un pequeño bosque en el lago, y al final la Casa de Las Ondas de Jade.

Mediante el Gran Corredor, impresionante sus techos con más de 10.000 pinturas, paseamos a la sombra.

Llegamos a la casa de la emperatriz, llamada Sala de la Alegría y la Larga Vida. En su patio se ubica la famosa “Roca de la Ruina” a la que la leyenda culpa de causar la caída de la Dinastía Quing.
Justo a mitad del recorrido por la Galería nos encontramos la Puerta de las Nubes Dispersas, que permite acceder a los templos que configuran la Colina de la Longevidad.

Seguimos paseando, siempre baja la sombra del Gran Corredor, hasta llegar al Barco de Mármol. Su historia es extraordinaria. Viendo China que su ejército estaba desfasado, algunos mandarines convencieron al emperador para modernizar su armada. El dinero llegó del extranjero, tras no pocas horas de negociaciones, pero cuando el proyecto iba a ponerse en marcha nuestra emperatriz Cixi encerró al osado emperador y se quedó con el dinero. La emperatriz gastó todo el dinero en construir este barco de mármol que nunca flotó (1893).

Cogemos un barco para ir hacia otra puerta y poder navegar un rato por este lago, a lo lejos vemos la isla Nanhu y el puente de los 17 arcos, al final acabamos bajándonos muy cerca de la entrada a este puente. Nos leemos.



Colina de la Longevidad.

Puente de Jade.

Isla Nanhu y el puente de 17 arcos.

No hay comentarios