Destacado

Egipto 2017: Monasterio Santa Catalina.

Otro punto fuerte de nuestro viaje por Egipto es la visita de hoy, estuvimos a punto de cancelarla, pero llegamos a noche y hoy toca visitar el Monasterio de Santa Catalina ubicado al sur en la Península de Sinaí. Hoy toca visitar este lugar histórico y tan señalado en la historia de este mundo, a pie del monte Horeb o Sinaí. Desayunamos a las 8 horas y ya tenemos todo preparado para la partida ya que después de la visita seguimos rumbo hacia un nuevo destino.



   Monasterio de Santa Catalina
Situémonos primero en su historia, el Monasterio de Santa Catalina fue construido por el Emperador Justiniano en el mismo lugar en el que Santa Elena, la madre del emperador Constantino I el Grande, había mandado a construir una capilla, pues según la tradición ése es el lugar donde Moisés habló con Dios, en lo que se conoce como el episodio de la “zarza ardiente”.



Su arquitecto fue Esteban de Aila. En él se encuentra una basílica del siglo VI donde se conserva la “zarza ardiente” y una gran biblioteca, solo superada por la del Vaticano en el número de códices y manuscritos antiguos, en ella se pueden encontrar escritos en griego, árabe, copto, siriaco, otras lenguas de la región y lenguas europeas, debido a que el monasterio ha recibido durante siglos un sinnúmero de peregrinos de todo el mundo. 


Después de contemplar desde fuera este monasterio - fortaleza vamos entrado poco a poco, primero visitamos los jardines con arboles frutales, podemos ver varios pozos y manantiales, todo muy controlado en esta tierra árida.


Una vez dentro podemos visitar pocos sitios, el pasillo que nos lleva a la iglesia, en la cuál no nos dejan sacar fotos ni grabar, donde podemos encontrar varios iconos que adornan paredes y techos, impresionantes grabados y tallados en madera. Luego el pozo donde Moisés conoció a su esposa y por último la zona donde estuvo o está la zarza ardiente, en poco espacio tenemos muchos lugares sagrados.  Este lugar es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2003.


La zarza ardiente, la historia bíblica nos cuenta lo siguiente: Éxodo 3c, …….y llegó Moisés al Horeb, la montaña de Dios. El ángel de Yhaveh se le apareció en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba ardiendo, pero que la zarza no se consumía. Dijo pues Moisés: " voy para ver este extraño caso: porqué no se consume la zarza". Cuando vio Yhaveh que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zarza, diciendo: " Moisés, Moisés". El respondió: "he me aquí". Le dijo: "No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar en el que estás es tierra sagrada." Y añadió: "yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob." Moisés se cubrió el rostro porque temía ver a Dios. 
La parte científica nos dice lo siguiente: La Dictamnus albus tiene una peculiar característica,  posee unas glándulas que en los meses de verano desprenden un intenso perfume a naranja. Este gas desprendido contiene etileno, un compuesto químico orgánico. Un hidrocarburo que arde fácilmente en contacto con una llama. La llama producida desparece tan rápidamente que la planta resulta ilesa, igual que la zarza que ardía sin consumirse que se le apareció a Moisés; así que cada uno saque sus conclusiones.




En la imagen de superior e inferior el pozo de Moisés donde ayudo a dos chicas a obtener agua de dicho pozo y al final una de ella fue su esposa. Somos de la opinión que se debería visitar más rincones del monasterio y que algún mojen o monja se implicará algo más, siempre es bueno saber de forma directa la opinión de cada un@, y también poder contemplar esa gran biblioteca que guarda este rincón, y no lo decimos como turistas sino como personas que queremos "saber y entender nuestra historia". La visita es recomendada al 100% aunque no tengamos imágenes del interior de la iglesia, podemos decir que es impresionante no por sus tesoros sino por su importancia. Foto inferior y superior el pozo de Moisés. 





  Monte Sinaí
Este monte tiene una altitud de 2.285 metros, el más alto de la península del Sinaí es el monte Catalina. Cuando salimos nos paramos en la zona donde Moisés encontró a los israelitas adorando al becerro o buey de oro cuando regresó del Sinaí. Recuerden que estamos cerca del monte Sinaí u Horeb, donde Moisés estuvo 40 días para recibir los testamentos.



El becerro de oro fue una escultura que representaba un becerro, venerada por los israelitas que habían huido de Egipto. Más tarde la estatua fue fundida por orden de Moisés. Se trataba de un objeto de culto, posiblemente de idolatría, adorado por el pueblo al pie del monte Sinaí y durante la ausencia de su líder, Moisés.




   Hacia Sharm El Sheikh
Nuestro próximo destino es Sharm El Sheikh. Una vez realizada la visita nos fuimos hacia el puesto de control militar donde esta planificado la salida en convoy hacia Sharm El Sheikh, una parte del recorrido vamos a ir escoltados por los militares, se supone que es la zona más insegura, la salida estaba prevista para las 11:00  horas, pero hubo un retraso de unos 17 minutos, la final el convoy esta compuesto por varios vehículos, turistas, locales y militares. 


Nos queda por delante un recorrido de unas tres horas, donde podemos ver diferente paisajes, casi todos desérticos, tuvimos dos controles militares más.  La visita a Santa Catalina ha merecido la pena y la recomendamos al cien por cien, esperando que la zona poco a poco sea estable militarmente hablando, nosotros no hemos tenido ningún problema.





Muchas gracias por visitar nuestro blog de viajes. Nos Leemos.




 Gracias a la organización de Mohamed Badran (Bloom Egypt)

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Entrada en memoria de nuestra suegra y madre, Juana Melián Rivero, siempre te llevaremos en nuestra maleta.

follow us in feedly