Destacado

Italia 2016: Pisa

Nos dirigimos a Pisa. Después de un trayecto de cuarenta y cinco minutos, ya estamos en Pisa. Primero buscar un aparcamiento, podemos comprobar la gran afluencia de gente y coches. Aparcamos en un supermercado, aprovechamos hacemos una pequeña compra, la dejamos en el coche y nos vamos en busca de nuestro destino. Nos dirigimos a la Piazza dei Micaroli, conocida la zona también como el “Campo de los milagros”. 




Aquí encontramos el duomo, el baptisterio, el campanario, la famosa torre inclinada y el cementerio monumental. A la entrada encontramos numerosos puestos que forman un pequeño mercadillo. La catedral, el duomo, es grandísima, en mármol blanco y fue construida en el centro, y esta dedicada a la Santísima Virgen. El maravilloso Duomo, de cerca de 100 metros de longitud y 54 de altura, tiene diseño de cruz latina y su estilo es fundamentalmente románico, aunque presenta determinados elementos de otros estilos. El baptisterio construido en mármol blanco y planta circular. La Torre, el campanario, de forma cilíndrica, consta de ocho alturas y su altitud total a partir de los cimientos es de 58,36 metros. 


Tiene un diámetro exterior de 15,48 metros y el interior es de 7, 36 metros. Se recubrió totalmente de mármol blanco y el exterior cuenta con incrustaciones en mármoles de distintos colores. En 1185 c., cuando había concluido la construcción de la tercera altura de la Torre, el edificio empezó a acusar una inclinación hacia el suroeste de 5 cm., aproximadamente, ya que los cimientos de la inmensa torre se habían fijado a una profundidad de menos de tres metros en un terreno no adapto e inestable. 


Pisano corrigió en gran medida el eje, reduciendo la inclinación en el lado en la que se acusaba la misma, quedando inalterada hasta las primeras décadas del siglo XIX. Posteriormente, la Torre siguió inclinándose, incrementándose en 1 milímetro al año. Desde entonces hasta 1990, se realizaron nuevas mediciones en la Torre para determinar el grado de inclinación de los cimientos, así como numerosas intervenciones técnicas con el fin de encontrar una solución al problema. En 1990, la Torre se cerró al público, al considerarse que se encontraba casi a punto de derrumbarse. Se consiguió enderezarla 45 cm., devolviéndola a la misma posición que tenía en el siglo XIX. Después de dos horas visitando el lugar, sacando fotos y contemplando estos maravillosos edificios, damos por terminado la visita y volvemos al coche son las 13:45 horas.