España

Japón 2015: Hiroshima.

Nuestro undécimo día de viaje, jueves 17 de septiembre de 2015. Hoy partimos hacia Hiroshima, pasaremos una noche en la isla de Miyajima. Por este motivo volveremos a este hotel en Kioto, así que dejamos las maletas en custodia y solo cogemos lo necesario para una noche.


El día comienza  lluvioso, vamos caminando (unos 10 minutos) hasta la estación de Kioto, como ya hemos comentado conocida como “El Cubo”.  Desayunamos en un Lawson que hay antes de llegar a la estación. 

Partimos desde la estación de Kioto  a las 7:20 horas nos dirigimos hacia la estación de Hiroshima, dentro del JR Pass, hemos reservado asiento unas noches antes desde la oficina Ueno en Tokio. El trayecto dura 105 minutos. Una vez que salimos de la estación nos dirigimos a la zona de donde sale los Tranvías hasta el Parque Memorial de la Paz, precio del billete ¥160.

Todos conocemos la historia de Hiroshima, esta ciudad ha renacido de sus propias cenizas, después de lo sucedido el 6 de agosto de 1945, pero nunca debemos de olvidar lo sucedido aquí y en Nagasaki, por ese motivo se ha dejado este edificio llamado la Cúpula.



La Cúpula– 原爆ドーム Genbaku Dome -, un edificio construido en 1914 que era utilizado para la promoción industrial. El edificio se encuentra tal como quedo después de la bomba atómica.


Aquí también encontramos el Parque de la Paz, donde encontramos varios monumentos por las víctimas y monumento en memoria de los niños, partiendo de la historia de Sadako Sasaki.



La historia de las mil grullas por la paz, surge de la historia de Sadako Sasaki, una niña japonesa que tenía sólo 2 años cuando Estados Unidos arrojó bombas atómicas sobre la población civil (en Hiroshima y Nagasaki). La niña creció bien, pero a los 11 años se le diagnosticó leucemia. "Cuando estaba en el hospital una amiga le trajo una grulla de papel y le contó la historia de la grulla. Los japoneses creen que las grullas viven mil años. Si una persona enferma hace mil grullas de papel, los dioses le concederán su deseo de mejorarse". Esta historia renovó las esperanzas de Sadako y comenzó a hacer grullas. Pero la niña murió antes de poder completar las mil grullas, llegó a realizar 644. Fueron sus amigos y compañeros de colegio los que terminaron la tarea como un homenaje por su esfuerzo.



Para que nadie olvidara su historia, que representa la de miles de niños muertos en Hiroshima y Nagasaki, se realizó un monumento, una estatua de Sadako sosteniendo una grulla, que hoy se encuentra en el Parque de la Paz de Hiroshima. Este monumento está hecho con 140.000 ladrillos, y cada ladrillo representa una víctima (número de las mismas al final de 1945). El monumento culmina con una imagen de Sadako.

Alrededor del monumento miles de personas llevan sus grullas de papel para recordar a Sadako y a todos los niños muertos por las bombas, hoy vemos como unos alumnos de un colegio hacen su ofrenda, algo muy común en Japón. 


Nuestra última visita y la más dura de todas es la del Museo Memorial de la Paz. Aquí nos explican lo que sucedió en este lugar, y podemos contemplar como quedaron algunos objetos expuestos a la bomba.




Hoy en día podemos encontrar gente que sobrevivió a aquel horrible suceso. Son los llamados Hibakusha - 被爆者 - . En el museo  puedes solicitar una cita previa con esas personas para poder oír sus vivencias y experiencia sobre lo sucedido.



Terminamos la visita a este lugar histórico que nos permite hoy en día no olvidar los errores humanos cometidos, y sobre todo aprender de ellos. Volvemos a coger el tranvía hasta la estación de Hiroshima. Nos leemos.




No hay comentarios