España

Grecia 2013: Antigua Olimpia.

¿Quién ha dicho que en vacaciones no se madruga?, sí, se madruga pero el motivo es otro, en este caso para visitar la antigua Olympia. Después de desayunar nos vamos a pie hacia la entrada del yacimiento arqueológico, que está a cinco minutos del hotel. La entrada cuesta 9€ y está incluido la visita al museo. Son las 8:20 horas y aún no se ve a mucha gente.

Creo que todos los turistas visitan este lugar por ser la cuna de las Olimpiadas. Los juegos olímpicos fueron el mayor acontecimiento deportivo del mundo antiguo. Los Estados en guerra hacían una breve tregua, para que se llevasen a cabo los juegos, y los patrocinadores ganadores conseguían fama y acumulaban grandes fortunas. 

Comenzamos la visita por el antiguo gimnasio. Desde arriba podemos ver una vista general del lugar, e imaginarnos donde estarían esos gimnasios, data del siglo II a. C.. Seguimos por una pequeña calle donde está el pórtico del gimnasio. 



Llegamos a la Palestra, escuela de lucha, donde se entrenaban los participantes. Quedan las columnas que han sido restauradas, parece un bosque de columnas. En las diapositivas, que se encuentran al final de la entrada, tenemos más imágenes.


A la izquierda de la calle encontramos el Filipeion, una construcción circular con columnas jónicas.

Detrás tenemos el Templo de Heras, una construcción del siglo VI. A continuación vemos el Ninfeo (segunda foto), construcción semicircular erigió por un banquero romano. Llegamos al Altar de Heras, donde estaba la llama Olímpica y se encendía la antorcha, no sé si recuerdan unas mujeres de blanco encendiendo la antorcha cuando comienzan las Olimpíadas, este es el lugar (tercera foto).




Llegamos a Metron, un templo del siglo V dedicado a Rea, madre de los dioses (foto en las diapositivas). Llegamos a un arco, que nos invita a entrar al Estadio, aún se pueden ver las líneas de salidas y los asientos de los jueces.



 Luego pasamos por una hilera de 12 tesoros, que eran construidos por los Estados como almacén.

Llegamos al lugar donde están unas construcciones llamadas Heptaechos, esta zona se encuentra delante del Estadio, y eran edificios famosos por su acústica, donde el sonido se repetía siete veces. En su exterior tenía columnas dóricas rematadas con estatuas de oro.  Luego la Villa de Nero (segunda foto), una villa, con habitaciones, jardines y baños de lujo (octagon).



El templo de Zeus, erigido en el siglo V de estilo dórico, es uno de los edificios más importantes del recinto. En su época tuvo que  ser una impresionante construcción con sus seis columnas  frontal y trece laterales. En su interior se encontraba la famosa estatua de Zeus de doce metros. El templo fue destruido por un terremoto en 522 d.C.  Están grabando un documental, se ve al presentador y a los técnicos rodando.




Llegamos a la Casa del Consejo, conocida como Bouleyterion, donde se reunía el Consejo Olímpico. Este edificio aparece en las antiguas descripciones como un conjunto de dependencias al sur del templo de Zeus y se dividía en tres partes. 



Llegamos al taller de Fidias, donde se esculpió la estatua de oro y marfil de Zeus, una de las siete maravillas del mundo antiguo. Ahora pasamos por el edificio de Theokoleon, casa de los sacerdotes (fotos en las diapositivas). Algo más alejado encontramos el Leonidaion, una edificación donde se alojaban los dignatarios (segunda foto). 




Desde aquí nos dirigimos hacia el Museo Arqueológico, a 200 metros de la taquilla del yacimiento arqueológico encontramos el museo, la entrada estaba incluida en el precio ya que habíamos pagado.  Visitamos las diferentes salas, teniendo en cuenta que lo más llamativo es el frontón occidental y oriental que estaba en algunos de los templos; el Hermes de Praxíteles y  una cabeza de Hera esculpida.



Después de unas dos horas y algo más, damos por terminada nuestra visita. En la salida paramos en una tienda y conversamos con su dueña, Urania se llama, que entendía el español y también hablaba algo. En lo que tomamos el café, ella paró un grupo de uruguayos que salían del museo y nosotros aprovechamos para conversar un poco con ellos. Volvimos al hotel, pagamos y nos pusimos en marcha hacia nuestro próximo destino.  Nos leemos. Día 5 – Sábado, 7 de septiembre de 2013.-

No hay comentarios