España

China 2011: Tarde en Hangzhou.

Lunes, 19 de septiembre de 2011.  Día 21. Vamos a comer a uno de los restaurantes con mayor reputación de la ciudad “La Casa de la Abuela”.  Este restaurante está ubicado en el lado oeste del Lago. Tenemos que esperar en un pequeño vestíbulo a nuestro turno, nos van llamando por un megáfono, y luego tenemos que subir un ascensor, todos los clientes van llegando y toman un vaso y se sirven agua o té de un jarrón y esperan, colocan el vaso hacia abajo y lo coge otro y comienza el siglo una vez más. El lugar es muy concurrido por chinos. La decoración es autentica con unos jarrones donde la gente dejan sus grafitis, nosotros aprovechamos para dejar el nombre del blog. La comida y el servicio son estupendos.


Al salir nos despedimos de Susi, y nos vamos a caminar por el Lago Oeste hacia el sur. Llegamos a una zona donde muchos ancianos pasan el rato cantando, jugando a las cartas, hablando, jugando al ajedrez chino, etc.

 
Seguimos hasta llegar a una terraza y nos tomamos un descanso tomando un café. En el estanque que tenemos delante podemos contemplar una estatua dedicada al búfalo de agua, animal que usan para las tareas de arar en los campos de arroz. Muchos restaurantes del alrededor tienen acuarios donde muestran peces que luego puedes cometerlos, así como viveros dentro del lago, todo muy fresco.


Volvemos sobre nuestros pasos, pasando por una zona donde una ardilla está tomando su merienda (piña de millo, en el vídeo la podemos ver), y llegamos a la fuente, que sigue siendo espectacular tanto de día como de noche (tiene mayor encanto). Volvemos hacia el hotel, en un tranquilo paseo una vez más pasando por el puente roto y el dique Bai. Zona que siempre esta muy concurrida por los lugareños.

Llegamos al hotel a las 18 horas, sobre las 20 horas salimos a cenar cogemos un taxi hasta el centro y luego volvemos hacia el hotel también en taxi. Terminamos nuestro vigésimo primer día de viaje, en una ciudad que nos ha encantado bastante, y de la cual nos llevamos una buena impresión. Nos leemos.


No hay comentarios