España

China 2011: Hacia Pingyao.

Miércoles, 7 de septiembre de 2011. Nos levantamos a las 6 horas, bajamos hacer el check out, nos devolvieron la fianza, ¥600. Es el único pero que le podemos poner a este hotel, Holiday Inn City Center Hotel. Desayunamos y esperamos al guía para ir hacia la estación de trenes.
Pasamos los controles de seguridad y buscamos el andén correspondiente a nuestro tren, no tuvimos que esperar casi nada para bajar a las vías del tren. Jason nos acompaña hasta el vagón, una vez más no toca el número cuatro, literas blandas, las dos de la parte de abajo.
Nos despedimos de Jason y le damos las gracias. Nuestro tren parte puntual a las 7:45 horas. El tren pasa por varias ciudades donde hace paradas. Las paradas son: Huaren; Shouozhou; Ningwu; Yuanping; Xinzhou; Taiyuam (a esta ciudad volveremos para ir al aeropuerto); Yuci, Taigu; Qixian y a las 15:15 horas llegamos a Pingyao. Estas horas una vez más las hemos pasado al principio durmiendo algo y luego viendo películas en el portátil.

Nos espera Yoyo Lee, nuestra guía de habla inglesa. Después de las presentaciones nos dirigimos hacia nuestro medio de transporte, como nuestro hotel esta dentro de la ciudad amurallada, y en un principio los coches no pueden pasar, subimos en una moto taxi, tipo rickshaw, y con las maletas.
Nos deja en el hotel, está en la calle principal, Tian Yuan Kui Hotel Pingyao (http://www.pytyk.com). Este hotel es impresionante, tradicional, una decoración excelente y con unas habitaciones muy coquetas, con farolillos rojos. Las habitaciones tienen camas al estilo kang, camas elevadas y grandes, calentadas por una estufa colocada debajo, que se accede por una pequeña puerta. El baño me recuerda al del hotel en Venecia, cuando el plato de ducha es todo el baño, que pasada, pero limpio. Todas las habitaciones están ubicadas en una primera planta dentro de un gran recinto, con decoración tradicional, un patio antiguo chino. Quedamos con la guía a las siete para planificar el día de mañana e ir a cenar.
Bueno sobre las 16 horas salimos a recorrer la calle principal de la ciudad amurallada. Muchas veces he leído que esta ciudad amurallada es una de las mejores conservadas de China, y sinceramente la verdad es que sí. Su belleza está en que en las calles y en sus casas, que aún conserva esa esencia a tradicional, sus calles adoquinadas, sus farolillos, sus ladrillos de color gris, los puestos en la calle te traslada a otra época. Conserva las seis puertas de acceso, tenemos la puerta Norte y la del Sur, y dos en el lado Este y otras dos en el Oeste.
Recorremos la calle Nan Da Jie, la más bonita de la ciudad, hasta llegar a la puerta Sur. Volvemos sobre nuestros pasos hasta el final de la calle giramos hacia la izquierda y llegamos hasta la puerta Oeste. Podemos comprobar que las calles están llenas de turistas, ya sean nacionales o foráneos.


Volvemos al hotel, son las siete, esperamos por Yoyo Lee y con ella buscamos donde comer, muy cerca del hotel, la verdad que es un sitio muy bueno, en todos los aspectos, comida y servicio, así que seguro que volveremos. Después de cenar, nos despedimos de Yoyo y nos vamos a contemplar la ciudad iluminada. Mucha gente pasea por las calles, después de unas compras, buscamos un lugar para tomar unas cervezas cerca de la puerta Oeste.



Son las 21 horas y regresemos al hotel, tenemos conexión wifi en la habitación así que aprovechamos para saludar a la familia. Termina nuestro noveno día de viaje. Nos leemos.


No hay comentarios