España

Chile 2010. Santiago de Chile.

Día 1, sábado 28 de agosto 2010.
Son las 7:55 horas, y el capitán avisa de que en breve aterrizaremos en el aeropuerto de Santiago de Chile, Arturo Merino Benítez. Aterrizamos a las 8:30 horas, el aeropuerto es grande. Una vez que desembarcamos, tenemos que pasar por el control de policía de extranjería. Durante el trayecto del vuelo, las azafatas nos dieron la documentación que teníamos que rellenar para entrar en el país, dos hojitas iguales y una de aduana, por si entramos alimentos o animales en el país. En el primer control tenemos que entregar una de las hojas que son iguales y nosotros nos quedamos con una sellada, que luego la tenemos que devolver a la salida del país, una vez puesto el sello al pasaporte, nos vamos a recoger las maletas. Sobre las tasas de entrada tenemos que decir que los españoles estamos exentos del pago, como mucho países más (los canadienses tienen que pagar, por poner un ejemplo). La ventaja de tener que pasar por el control policial, es que cuando llegamos a la cinta a recoger las maletas, ellas nos están esperando, no como siempre que tenemos que esperar que salgan. Con las maletas y con el papel de aduana tenemos que pasar ahora por el control de aduana. Cuando íbamos a recoger las maletas nos fijamos que hay dos filas para pasar el control. Cogimos las maletas y volvimos hacia atrás, porque en la primera fila hay menos gente al estar más alejado de la cinta transportadora por donde recogimos las maletas. Pasamos sin problemas. Al salir nos están esperando, el chico nos acompaña al taxi que nos lleva directamente al Hotel Principado. El taxista muy amable, nos va hablando de la ciudad. Una vez en el hotel tenemos que esperar hasta el check in, a las 14 horas. Son las 10 horas, a la media hora se pone en contacto con nosotros la chica encargada de nuestro tour, Lidia. Nos comenta que a las 15 horas viene a por nosotros para el tour de la ciudad, y que podemos acceder a la habitación a las 13 horas. Por lo tanto dejamos las maletas y mochilas en recepción y nos vamos a conocer la ciudad a pie.



Nuestro hotel esta ubicado en la Avenida Vicuña Mackena, así que seguimos hasta la plaza de Italia, y bajamos por la alameda o parque Metropolitano, donde la gente práctica deporte, pasean, y los carabineros (policías) pasean en caballos. Seguimos hasta llegar al museo de Bellas Artes. Luego pasamos por la calle Jorge Miguel de la Barra, seguimos paseando por calles y más calles, hasta llegar a una pequeña zona peatonal o plaza donde hay un pequeño mercado de antigüedades. Luego volvemos a la avenida Libertador Bernardo O’Higgins, caminamos y caminamos, hasta un pequeño centro comercial, donde existen tiendas de instrumentos musicales, y otras tiendas más. Una de ellas es una Casa de Cambio, porque aún no tenemos pesos chilenos, así que cambiamos unos cuantos euros. Volvemos al barrio de la Providencia, donde esta ubicado nuestro hotel, paseamos por el Parque de Bustamante, donde podemos observar muchos jóvenes con monopatines en un recinto preparado para dicho fin, en otra parte del parque mucha gente haciendo gimnasia o estiramiento, como los japoneses o chinos en sus parques, esa es la primera imagen que se me viene a la cabeza.


Volvemos al hotel para comer en un restaurante, La Terraza que esta cerca del hotel. Son las 12:30 horas, hemos estado caminando unas dos horas. Nos pedimos un plato de ternera con arroz para cada uno, que la acompañamos con unas cañas, aquí llamadas Schop. Hemos comido por 19,29€, incluido los cortados, ya sabíamos que la vida en Chile es la más cara de Sudamérica. Volvemos al hotel, donde nos dejan subir a la habitación, son la 13:25 horas.



1 comentario:

  1. ke bien viven ehhh, pasadlo muy bien y acuerdense de un regalito, jajaja.

    Cuidensen.

    Yeray

    ResponderEliminar