Destacado

Magnetic Island, Australia.

Estamos en Townsville,  exactamente en el camping Rowes Campervan Towsville. Nos levantamos temprano y hacemos toda la rutina de todas las mañanas, pero hoy con rapidez, ya que nos vamos a visitar Magnetic Island, nuestra meta es coger el ferry de las 7:45 horas.


Ponemos rumbo hacia el muelle, desde Townsville hay dos terminales que nos permite coger el barco que nos lleva a Magnetic Island, la terminal de Fantasea que permite llevar automóviles y Sealink, la que vamos a usar nosotros. El día anterior habíamos estudiado la zona, así que llevamos la autocarvana al aparcamiento que esta cerca de la terminal, precio para todo el día $10. Nos dirigimos a la taquilla de la terminal y compramos los pasajes de ida y vuelta, unos $33 por persona. El trayecto dura unos 22 minutos.



  Magnetic Island
Magnetic Island más conocida como Maggie, es una isla con muchas cosas que ver: fauna y flora, ir a la playa, hacer alguna ruta de senderismo, disfrutar del relax de la vida de la isla, aunque se llene de turista, suele ser tranquila. Si somos sincero en un principio no teníamos muchas ganas de añadirla al itinerario por ser muy turística, pero al final ha merecido la pena y mucho. El ferri nos deja en el pueblo de Nelly Bay, una zona tranquila con muchos restaurantes, un supermercado y una gran variedad de alojamientos.


Una vez que llegamos a la terminal de Magnetic Island, tenemos varias opciones para movernos por la isla, las más usada es alquilar un pequeño coche o usar el autobús, también puedes traerte el coche en uno de los ferris, pero es muy caro desde nuestro punto de vista.  Nosotros nos decidimos por coger el bus (guagua). Nuestra primera visita del día es Horseshoe Bay. Sobre el billete para el auotbús, hay una opción que es comprar el billete para todo del día por $7,20, y así lo hicimos. El bus número uno te lleva a Horseshoe Bay. 


En la costa norte podemos encontrar esta impresionante playa, tiene una red anti medusas lo cual permite bañarse de forma tranquila. Se puede practicar deportes acuáticos, ya que se alquila material. En esta bahía encontramos muchos locales donde poder comer o tomar un refrigerio. Como era domingo había un pequeño mercadillo con mucha artesanía de la zona.





Una vez que terminamos la visita de Horseshoe Bay vamos caminando hasta la Bungalow Bay Koala Village, este establecimiento tiene desde un restaurante, una zona de camping y lo más importante para nosotros una reserva natural de koalas y reptiles. Los circuitos para ver los animales suelen ser a las 10, 12 y 14:30 horas, toda formas consultar la página web del establecimiento. Nosotros compramos la entrada con la opción de coger un koala y su correspondiente foto.



La duración del circuito es de dos horas y hemos visto una gran variedad de reptiles, la verdad que es una pasada de emocionante ver a pocos metros o cogerlos en la manos a reptiles que hemos visto muchas veces en los documentales, una bonita experiencia. 






La sorpresa del circuito fue este animal que nunca lo habíamos visto, ni en documentales ni en fotos hasta llegar aquí, wombat o vombátidos. Estos marsupiales solo los podemos ver en Australia, y pueden medir hasta un metro y pesar hasta 35 kg.



Para el final, la estrella del circuito, el koala.  Otro marsupial que solo podemos encontrar en Australia y los parientes más cercanos son los anteriores, los wombats. Pueden llegar a pesar unos 15 kg. y medir unos 85 cm. Suelen vivir siempre cerca de zonas donde hay eucaliptos, ya que les encanta sus hojas. Así termina nuestro circuito de dos horas, tomamos un aperitivo al final y ponemos rumbo otra vez hacia la parada del autobús.




  Forts Walk
Cogemos el autobús que va desde Horseshoe Bay hasta Nelly Bay, pero una vez que sube la primera pendiente, pulsamos el botón de solicitud de parada para bajarnos en la zona donde comienza el sendero Forts Walk.


Fort Walk, es una ruta de montaña de ida y vuelta que discurre por unas zonas con restos de defensas de la Segunda Guerra Mundial. A menudo se ven koalas dormidos en los árboles a lo largo de la pista. Nosotros los vemos al comienzo del camino y casi al final. Duración del recorrido es de una hora y media, recorriendo una distancia de 4 kilómetros. 



Ver koalas en libertad.
Los visitantes a menudo dejan marcas en el suelo con palos para poder marcar los puntos donde han visto a los koalas. Estad atentos a las marcas, aunque a veces las han hecho en días precedentes.




Seguimos el camino, donde podemos admirar las impresionantes vistas al Grupo de Palm Island en el norte y al Parque Nacional Bowling Green Bay en el sur. Luego tenemos que subir un poco hasta llegar a las unidades de artillería, operaron el complejo Forts desde 1943 hasta el final de la Guerra del Pacífico en 1945.






Aunque hace calor, el camino no es nada difícil, eso si se recomienda llevar agua y protector solar. Una vez terminada la visita a las unidades de artillería volvemos sobre nuestros pasos hacia la parada del autobús. 




Decidimos coger el autobús que va hacia Horseshoe Bay, para almorzar y recuperar las energías después de esta caminata antes de seguir con la visita a la isla




   Picnic Bay y Arcadia
Después de descansar un rato en la arena de la playa de Horseshoe Bay cogemos el autobús número 1, a las 15:45 horas hacia Nelly Bay. Aquí bajamos y cogemos el autobús número 2 hacia Picnic Bay


Picnic Bay: Antiguamente aquí estaba situada la terminal de ferris. En la época de noviembre a mayo hay una red anti medusas, y así poder nadar con tranquilidad.
Después de recorrer varias calles en el bus, parando en diferentes paradas de la ciudad de Nelly Bay, llegamos a nuestro destino.  Pinic Bay se ha convertido en un lugar tranquilo y sin muchos turistas, con algunos locales de ocio y así lo podemos comprobar. Nos ha gustado su hermosas rocas cerca de la orilla y el bonito embarcadero, hoy en día usado por los pescadores.




Luego volvemos a coger el bus hacia Nelly Bay, donde hacemos transbordo y cogemos el bus hacia Horseshoe Bay, bajándonos antes en el pueblo de Arcadia. Un pueblo turísticos con muchos hoteles, restaurantes y tiendas. Donde tiene dos hermosas playas, la primera la bahía Geoffrey. En esta playa siempre hay mucho movimiento y aconsejan no nadar junto a la zona del arrecife cuando la marea esta baja, la verdad que no sabemos el motivo pero lo imaginamos.


La segunda playa y la más bonita y frecuentada por los turistas es la cala de la bahía Alma. Su belleza es notable nada más llegar y más cuando apenas hay gente. Tiene una zona de mesas y arboles ideal para comer. 


Para el final de la tarde habíamos dejado la visita a una zona que esta cerca de la bahía Geoffrey, al final de la carretera en Bremner Point, al lado izquierdo entre unas rocas aparecen cuando cae la tarde un grupo de ualabíes. Están acostumbrados a que los turistas le den de comer a esta hora. La verdad que es una bonita experiencia y para terminar el día esta perfecto.


Ualabíes (walabí).
Es el nombre de cualquiera de las especies de marsupiales diprotodontos de la familia Macropodidae que no es lo suficientemente grande para ser considerado un canguro. Por lo tanto, no es una clasificación científica..



Terminamos la visita y nos volvemos a la parada del bus para regresar Nelly Bay y coger el ferri hacia Townsville. En el camino vemos pasar una manada de murciélagos de la fruta, la verdad que ha sido una bonita imagen para terminar el día, que solamente pudimos grabar en nuestras retinas. Cogemos el ferri a las 18:40 horas para regresar a Townsville, recoger la autocarvana y volver al camping, a descansar después de un día agotador, pero interesante. 


   Conclusiones
Ya sentados en el camping tomando unas cervezas reflexionamos sobre este día, y podemos decir que ha sido mejor de lo que esperábamos, y damos gracias de no haberlo quitado del itinerario, ya que ha merecido la pena, es más hubiéramos añadido una noche en Magnetic Island. Nos leemos.

Quedaron zonas por visitar como West Point, donde necesitas un 4x4 para llegar o ver el atardecer desde el mirador Hawkings.
 domingo, 16 de septiembre de 2018

Entrada en memoria de nuestra suegra y madre, Juana Melián Rivero, siempre te llevaremos en nuestra maleta.

No hay comentarios