Destacado

Egipto 2017: Templo de Kom Ombo.

Después de una navegación de varias horas donde almorzamos y nos da tiempo a sentarnos en la terraza del barco a tomar un té y a leer, llegamos a nuestro destino el Templo de Kom Ombo.


Este templo esta dedicado a dos dioses, a Sobek, deidad antigua asociada con el cocodrilo del Nilo y es representado en esa forma o con cuerpo humano y cabeza de cocodrilo. El segundo dios al cual esta dedicado este templo es a Horus, una de las deidades más antiguas e importante de la cultura egipcia, representado en forma de Halcón o con cuerpo humano y cabeza de halcón. En la imagen inferior podemos ver la representación humana de las dos deidades y en las siguientes imágenes podremos ver la representación en animales.




   Templo de Kom Ombo                   
Llegamos al Templo de Kom Ombo cuando cae el sol, dicen que es la mejor hora para visitar el templo, como ya hemos dicho anteriormente esta  dedicado al culto de dos divinidades: a Horus, el halcón, y a Sobek, el cocodrilo. Construido sobre una roca en un meandro del río Nilo donde se juntaban los cocodrilos en la época antigua, el templo es una muestra de la importancia que los sacerdotes del Antiguo Egipto daban a los ciclos naturales y a los cocodrilos del Nilo. Curiosamente ambas deidades compartían las cámaras de culto, sin embargo tenían sus santuarios diferenciados e incluso cada uno contaba con su propia ruta procesional.



Templo de Kom Ombo también es conocido por varios relieves que podemos encontrar en uno de los muros que pertenece al corredor. Estos relieves se han interpretado como un juego de instrumental quirúrgico y formulas médicas o de culto, además se sabe que los peregrinos recurrían a Haroeris, “el sanador” para tratar sus enfermedades. Esperaban la respuesta de los sanadores en los vestíbulos del templo, donde aparecen grabados tableros de juego en las losas del pavimento, todo un misterio que tiene en esta hipótesis una respuesta bastante creíble, en el vídeo podemos oír las explicaciones de Ahmed sobre dichos relieves.




El Templo de Kom Ombo es diferente al resto por tener dos santuarios. En la imagen inferior podemos ver el impresionante ojo del dios Horus.





El Templo de Kom Ombo también podemos encontrar el bajorrelieve de la parte superior donde podemos ver una lagartija o el inferior donde contemplamos un maravilloso traje.



O en el bajorrelieve inferior donde tenemos a la deidad Sekhmet, la diosa leona con cuerpo de mujer.



Tanto en el vídeo como en la última imagen de esta entradas vemos el pozo, un pozo circular con escaleras de acceso, conectado a una cisterna y foso rectangular. Lo que ha hecho pensar que quizás aquí se mantenía con vida a esos cocodrilos que tenían una función ritual. Terminamos esta visita en un museo dedicado al cocodrilo, donde podemos ver varios cocodrilos disecados y muchas representaciones de Sobek. Nos leemos.



Miércoles, 6 de septiembre de 2017

Entrada en memoria de nuestra suegra y madre, Juana Melián Rivero, siempre te llevaremos en nuestra maleta.

follow us in feedly