Destacado

La Habana 2016: Tarde diferente.

Llegamos desde Regla a La Habana, y decidimos tomarnos el resto del día en plan tranquilo, dando por terminado las visitas, así que nos vamos hasta la Plaza Vieja. Aquí encontramos a unas chicas con trajes de colores, que suponemos que son típicos de la ciudad, venden unas muñecas, y algunos objetos más.



Nos dirigimos a las calles que rodean la zona de la Zanja Real en busca de regalos de recordatorio de nuestro paso por la isla, encontramos unos dedales y campanas, que tenemos que llevar a dos coleccionistas de la familia, gracias a un señor de una tienda que nos ha comentado donde poder conseguirlas. En la tienda de ese señor hemos comprado unas pulseras para las sobrinas



Paseamos por estas calles que nos transporta hasta otra época, donde puedes contemplar el ir y venir de los lugareños, nuestro destino final es la Plaza de la Catedral, donde volvemos a contemplar estos edificios maravillosos que le dan un gran encanto a esta plaza.


Paseamos por estas calles que nos transporta hasta otra época, donde puedes contemplar el ir y venir de los lugareños, nuestro destino final es la Plaza de la Catedral, donde volvemos a contemplar estos edificios maravillosos que le dan un gran encanto a esta plaza.


Es la hora de almorzar y así que nos vamos al lugar que nos ha enamorado por su servicio y su comida, “Esto no es un café”. Nos pedimos unos camarones y una cola de langosta, acompañado por unas cervezas Cristal. Al final terminamos hablando con los chicos que trabajan en el local, el que viene a enchufa la manguera para llenar la aljibe de agua, hoy esta de camarero un chico tan amable como la chica que nos atendió la primera vez que fuimos. El ambiente es tan familiar que al  final terminamos todos hablando de la vida en Cuba y del mundo en general, así de las veces que le ha rechazado a uno de los chicos poder emigrar a EEUU. A esta conversación también se ha apuntado una pareja, ella de Valencia y él de Madrid, al final ellos también después de visitar La Habana van hacia Cancún.


Nos vamos una vez más a la Plaza Vieja pero esta vez para tomarnos un café en El Escorial, aquí sentado delante de un ventilador de la época pum pam, nos dejamos llevar por el ambiente, tranquilos saboreamos el rico café.

Desde aquí nos vamos hacia la Plaza de San Francisco y luego hacia la plaza de Armas, tranquilito dejándonos llevar. Aquí cogemos un Almendrón (taxi) hasta Vedado.


Una vez en Vedado nos vamos al hotel, en recepción llamamos a una amiga de un amigo para quedar que le vamos a entregar unos medicamentos que le hemos traído ya que aquí no lo consigue. Después de descansar en la habitación y bajar a entregar los medicamentos, decidimos salir por la zona de Vedado. Nos vamos al Toke una pequeña terraza, nos tomamos unas cervezas Bucaneros y unas hamburguesas.


Luego bajamos hacia el Malecón, como ya sabíamos que  la terraza Fiat no tenía cervezas nos vamos al Españolito donde compramos unas Presidentes, cerveza de la República Dominicana, nos vamos al muro del Malecón como suele hacer los isleños a ver pasar el tiempo y hablar. Se acaba este día en La Habana. Nos leemos.