Destacado

Yucatán 2016: Izamal.

Izamal para nosotros es uno de los pueblos con más encanto que hemos visitado en nuestro viaje por la península de Yucatán. El diseño de sus calles, sus casas y sus gentes te permiten disfrutar de una ciudad colonial, es conocida como la ciudad de las tres culturas, ya que combinan el periodo prehispánico, colonial y la época actual. El color de sus casas debido a que el producto por excelencia de la agricultura de la zona la piña o maíz.




En las siguientes fotos y en el vídeo podemos ver el convento de San Antonio de Padua el principal reclamo de la ciudad,  donde se encuentra la patrona de la ciudad. Ya hemos hablado de este icono en la entrada anterior que la puedes leer en el siguiente enlace.







Otros de los encantos de la ciudad es pasear en una carreta tirada por caballos por sus calles de adoquines y para las diferentes pirámides maya para realizar la correspondiente visita, esa visita la narraremos en la siguiente entrada.



Las casas de color amarillo con líneas blancas, estas últimas añadidas después de la visita del Papa Juan Pablo II en 1992, en honor a los colores de la bandera del Vaticano. También podemos observar el diseño de las rejas usadas en las ventanas.



Cerca del convento encontramos un arco donde dice la leyenda que los españoles no pudieron sacar la Virgen de la ciudad debido a un milagro, donde su peso aumento y no pudiendo llevársela a la villa de Valladolid, aquí está la historia.



Muchos escarabajos se dejan ver por las calles de esta ciudad que permite darle un encanto aún mayor al pueblo. La comida ha sido exquisita, ya hablamos del primer restaurante en la entrada anterior, también nombrar que cenamos en el Café Restaurante Los Arcos, donde comimos muy bien y tomamos unas cervezas Dos Equis, mientras unos pájaros ocupan la los árboles de la plaza y llenaban la ciudad con su sonido tan característicos que nos permitió recordar la película Los Pájaros de Hitchcock, pasamos una velada de risas (en el vídeo anterior al final podemos ver unas escenas de este momento).


Nuestro hotel fue la Rinconada del Convento, primero su ubicación es espectacular así como su diseño, habitaciones amplias y un lugar con encanto. Nos costó bastante hacer la reserva ya que las veces que contactamos con ellos vía email nos exigían un pago que no pudimos hacer por transferencia ni Paypal, así que al final usamos Booking para la reserva. No tenía desayuno, o en ningún momento nos lo ofrecieron, sería por que estarían en época baja, ni idea. Otra de las cosas que nos molesto fue que en las sabanas tenían pelos pero una vez dicho nos las cambiaron rápidamente, así y todo volveríamos a quedarnos en este alojamiento.


Solamente volver a decir que nos encantado Izamal. Nos leemos.

No hay comentarios