Destacado

Yucatán 2016: Pirámides en Izamal.

Comenzamos nuestra vuelta en carro por Izamal, nuestro guía y conductor es Alejandro y el caballo se llama Pepe, la duración del recorrido es de una hora por 200MXN$, aunque al final tratamos unos 20 minutos más por una propina, para pasar por unas calles de la zona colonial.




Comenzamos con la pirámide de Kinich Kak Moo, es una de las más grandes y de las más alta del país con sus 34 metros es la tercera por detrás de Pirámide del Sol en Teotihuacán y la Pirámide de Cholula en Puebla. Cuando subimos podemos ver increíbles vistas como podemos comprobar en las fotos y en el vídeo. Está dedicada al Dios del Sol, su nombre significa “Guacamaya de fuego con rostro solar”.





La segunda pirámide es la Itzamatul, es una de las mejores conservadas y desde lo más alto podemos ver el convento y la pirámide anterior, como podemos ver en las fotos y en el vídeo. Su nombre significa “el que recibe o posee la gracia del cielo” y tiene una altura de unos 22 metros.






Nuestra tercera visita es a la pirámide de El Conejo o Tu’ul, es una de las pirámides más deterioradas de la zona debido que mucha de su área ha sido adosadas a las viviendas. Tiene unos 4 metros de altura, se han encontrados algunos utensilios de la vida cotidiana por eso se cree que fuera habitación de un importante dignatario Maya.




La última pirámide a visitar es la de Pirámide Habuc, “la que va vestida de agua”, también se le conoce como la pirámide de la luna. Con una altura de 3,8 metros no está muy conservada, una vez en lo más alto podemos comprobar como está dividida en ocho habitaciones con orientaciones hacia el este y oeste.


Después de las visitas a las pirámides rodeamos el convento y las calles colindantes hasta la Capilla de Santa Cruz. Nos despedimos de Alejandro y nos vamos al hotel para preparar nuestra partida hacia un próximo destino. Nos leemos.



Duración de la visita a las pirámides en carro una hora y poco, llevar protección solar, buen calzado para subir a las pirámides y gorra. Merece la pena recorrer estos lugares en un carro tirado por caballos. Luego pasear a pie por sus calles coloniales y tomar un frappé en  café El Portal D'Itzmal.