Destacado

Yucatán 2016: Chichén Itzá.

Domingo, 11 de septiembre de 2016, amanece un nuevo día y estamos en Valladolid, Yucatán (México), después de la rutina de todas las mañanas, los preparativos para la salida y desayunar, salimos hacia Chichén Itzá a las 8:10 horas. Llegamos a la puerta de la zona arqueológica después de una hora y cinco minutos de carretera. Vamos a visitar nuestra décima segunda Maravilla del Mundo, Chichén Itzá, que significa “Boca del pozo de los brujos de agua”.


Todos hemos oído hablar o visto en imágenes del famoso “Castillo o Pirámide de Kulkucán” de Chichén Itzá, la ciudad maya más famosa. Antigua capital del imperio maya, se diferenció de otras ciudades por introducir el culto al dios Kukulcán. Fue fundada por grupos mayas entre los años 325 y 550 de nuestra era. Alrededor del año 800, los toltecas invadieron la zona, provocando la fusión de las dos culturas. Así, la ciudad alcanzó su máximo esplendor y llegó a ser la más poderosa de la Península de Yucatán a principios del siglo XII.



En la entrada encuentras muchos guías, nosotros paramos y hablamos con Jesús, llegamos a un acuerdo para visitar la zona, la primera hora y media con un guía, y así conocer de primera mano toda la historia. En los vídeos de está entrada podemos oír sus explicaciones, todas muy interesantes y sin llegar a ser aburridas nos permite comprender un poco la cultura de la zona.


Visitamos los edificios, del Castillo o pirámide de Kukulcán, Juego de Pelota (el más grande de Mesoamérica), Templo de los Guerreros, grupo de las Mil Columnas, Observatorio, etc…. En internet podemos encontrar información sobre estas estructuras por eso no nos vamos a extender en explicaciones. Nos impresiono ver el Chac Mool, escultura dedicada a Chaac, el dios de la lluvia, del Templo de los Guerreros, su figura imponente en lo más alto del templo. El muro de las calaveras para amedrentar a los enemigos, los murales, el diseño de la ciudad, la impresionante acústica del Castillo, cuando el guía da palmada y nos devuelve el sonido del Quetzal (ave sagrada) o la acústica del Juego de la Pelota, es decir todo ha sido impresionante, como esta cultura pudo construir toda una ciudad cuando en Europa, cuna de la cultura, vivía en la Edad Media.





Uno se queda sorprendido con esta cultura, entre más leemos más nos sorprende y ahora que estamos delante de su obra podemos ver su legado, un calendario preciso, un conocimiento de la astronomía más avanzada y la introducción del número cero, como han sabido jugar con la luz y la sombra en el edificio de la pirámide de Kulkucán, donde en los equinoccios podemos ver bajar una serpiente. Si todo esto era poco dejaron un misterio sin resolver aún, abandonaron la ciudad antes de que llegaran los conquistadores, sin saber al día de hoy el motivo.




El Juego de la Pelota, donde el capitán del equipo ganador era sacrificado, algo impensable en los días que vivimos. Pok ta pok o Juego de la Pelota, el nombre del juego se debe al curioso sonido que producía la pelota contra el piso y las paredes de la cancha, o cuando los jugadores la golpeaban con sus antebrazos o con sus caderas. Sin embargo, el juego de pelota no era sólo un juego, sino un ritual en el que la pelota representaba al sol y los aros del juego, a los sucesos por los que habrá de atravesar la humanidad. El juego terminaba si uno de los jugadores metía la pelota por uno de los aros, pues se entendía que los dioses habían determinado sus designios. En el Popol Vuh (libro maya), el juego de pelota se menciona en una leyenda que cuenta que el juego simbolizaba las batallas entre los dioses del cielo y los dioses del inframundo, la pelota representaba al Sol.






Después de terminar las explicaciones con Jesús nos quedamos caminando por el recinto y recreándonos con los monumentos. Los detalles de estos monumentos no se pueden explicar con palabras o nosotros no las encontramos, por su perfección y belleza. En esta última vuelta por la zona arqueológica no paramos delante de El Castillo para hacer un salto marca de la casa. La entrada al recinto arqueológico cuesta  232MXN$ y el aparcamiento 30 MXN$. Sinceramente volveríamos a visitar este lugar, Nos leemos.

Consejo: Lleva sombrero o gorra, hace mucho calor, así como protector solar y por supuesto agua, todo esto lo puedes conseguir en los puestos que encuentras en el recinto. Nosotros preferimos contratar un guía para conocer mejor de primera mano la historia de los monumentos, pero no es necesario, eso depende de cada uno y como se organice la visita.

No hay comentarios