España

India 2014: Lago Fateh Sagar.

Después de visitar el palacio nos vamos hacia el Lago Fateh Sagar, no es el más famoso de la ciudad de Udaipur pero es el más usado por los locales para pasear cuando cae la tarde. Este lago tiene una superficie de 4 kilómetros cuadrados con una longitud de 2,4 Km. Por la zona que accedemos al lago podemos ver muchos puestos callejeros regentados por mujeres que venden piñas asadas.  Nos bajamos pero sigue lloviendo, vemos que el lago está al límite de agua y al fondo vemos el Palacio del Monzón, donde el blanco del mármol lo hace resaltar desde la lejanía.





Debido a las últimas lluvias apenas hay turistas, por ese motivo las barcas están atracadas y sin usarse. También podemos observar el nivel del agua si nos fijamos en cómo este palacio blanco esta casi totalmente inundado.


Bhupendra nos lleva al final del lago, donde está el muro o pared principal, dejamos el coche en el aparcamiento y decidimos caminar un rato. Unas chicas le piden a Inma que si se pueden sacar una foto con ella, y allí fuimos, las chicas con sus móviles y yo con la cámara.





Encontramos aún chico que prepara un Chana Jor Garam, un tentempié que se vende mucho en India, cuesta unas 10Rps, bueno eso fue lo que nos cobraron a nosotros. Está compuesto por tomate, cebolla, garbanzos negros fritos, mezclado con especias como el amchur, chiles rojos o verdes, y un chorrito de limón, todos estos ingredientes se ponen en un cono de periódico, puede que se me escape algo, así que lo siento. Todo estaba muy bueno, por supuesto el mío estaba menos picante que el de Bhupendra.




Nos retiramos al hotel, descansamos y luego nos recoge Bhupendra para ir a cenar. Nos lleva a un restaurante que esta moda en la zona, algunas mesas están ubicadas en un patio con una fuente, en este patio unos músicos armonizan la velada. Otras mesas están en unos comedores cerrados, decidimos quedarnos fuera. La verdad que ahora que lo pienso cometimos dos errores, noche calurosa y fuente de agua con poca luz, y con pantalones piratas, los mosquitos asaltaron mis piernas cuatro veces. 


El nombre del restaurante es  Lal Bagh, comimos muy bien, y la cerveza estaban bien frías, todo esto acompañada por una buena música hindú en vivo. En la zona exterior donde dejamos el coche muchas personas duermen en la acera, mientras a pocos metros hay un buen restaurante, a uno le sabe mal ver estas cosas pero luego los ves hablando con navegando con unos buenos móviles, y los remordimientos se apaciguan un poco. Se acaba un nuevo día en La India: Nos leemos. Día 10, jueves, 11 de septiembre de 2014.



No hay comentarios