Destacado

India 2014: Visitas en Bikaner.

Después almorzar comenzamos con las visitas de la ciudad. Visita a la fortaleza de Junagarh construida entre 1588 y 1593 por Maharaja Jai Singh. Hemos pagado un total de 750Rps, por las dos entradas y las cámaras.


El fuerte fue construido en el siglo XVI por un rajá que sirvió al emperador Akbar, contiene diversos palacios. En el primer patio a la izquierda, antes de llegar a las taquillas y donde un guardia organiza el tráfico desde su silla, encontramos las huellas de las manos de las princesas. Éstas se inmolaban en la pira funeraria de sus esposos, tradición johar.



Luego entramos a un gran patio, donde en uno de sus lados hay un trono con un pequeño estanque todo en mármol de Carrara. Este lugar era usado por el marajá en el Holi, la fiesta de los colores. Antes podemos ver una puerta de plata.



Luego pasamos al Salón de Conferencia, donde el marajá resolvía los asuntos corrientes. Aquí podemos contemplar sus techos, tapices, pinturas y el trono de plata.





Pasamos varios salones y pasillos todos muy hermosos y algo que contar, donde el guía siempre nos comenta su uso y los detalles de cada sala.


Ahora toca la sala de coronación. Es impresionante, tapices con más de 300 años; puertas de nogal de Cachimira. Nos comenta el guía que cuando se encendía las lámparas y gracias a las incrustaciones de oro y los cristales, el reflejo y los colores eran impresionantes.


Ahora estamos en otro patio de color blanco, y visitamos la sala de las Nubes, una sala pintada completamente con rayos, nubes y lluvia, con un sistema revolucionario en esta época que permita caer agua desde una pared imitando la lluvia.


Subimos a la parte alta de la fortaleza por pasillos y escaleras estrechas para ver los inmensos jardines del marajá, así como su habitación.




Donde podemos ver su cama a ras al suelo, para evitar emboscadas de sus enemigos, también podemos contemplar la decoración de las paredes y techos. Aquí podemos ver un columpio dorado dedicado a Krishna, los hijos del marajá tenían que alucinar con este columpio ya que para la época que fue construido tenía personajes que se movían y música, todo un detalle.



Luego pasamos por varios pasillos hasta llegar a la zona donde se encuentra el primer ascensor del estado de Rajasthan, instalado por el marajá en el año 1937.  Terminamos nuestra visita en una sala museo donde podemos ver objetos de la Primera Guerra Mundial. El recorrido ha sido de una duración de una hora y unos cuarenta minutos. Por el camino Inma ha tenido que sacarse varias fotos con familias hindú.

La siguiente visita  es a una granja de cría de camellos, la entrada es de 100 Rps por persona y 50 Rps por la cámara. El museo no es nada interesante lo mejor son los establos y las zonas donde podemos ver las diferentes razas de camellos y podemos ver como los ordeñan, esta leche es usada para hacer polos, al final del recorrido compro uno por 20Rps, el cual esta bueno. Algunos de estos camellos son usados para safaris de turistas o los alquilan por días a los agricultores. La verdad que la visita no ha merecido mucho la pena.



Después hacemos una visita especial, pero esto lo dejamos para la próxima entrada, ya que merece un capítulo aparte. Luego visitamos el centro de la ciudad vieja a pie. Pasear por estas calles tan estrechas, por donde pasan personas y vehículos es toda una aventura, por el camino encontramos tiendas, animales, un señor que ha ganado el premio al bigote más largo de Rajasthan, etc. 





Nuestro objetivo son dos havelis, el de Rampuria y el Daga, dos hermosas mansiones de ricos comerciantes, en el camino nos encontramos con esta peculiar bicicleta tuneada, y con una gran frase “Love is Life”. Terminamos la visita del día y nos volvemos al hotel. Nos leemos. Día 4, 5 de septiembre de 2014.




No hay comentarios