Destacado

Lisboa: ¿Qué visitar en tres días? 2 Día (I Parte).

Seguimos con las entradas de que ver en Lisboa en 3 días. Comenzamos nuestro segundo día de visitas en Lisboa, Portugal. Nos levantamos a las 8 de la mañana y después de desayunar salimos hacia la zona monumental de Lisboa, Belém. Cogemos el tranvía número 28 en la Plaça Largo das Portas do Sol en Alfama, hasta la rua Conceiçao en Baixa, aquí caminamos hasta llegar a la plaza de Figueira. Una vez en la parada nos toca esperar al tranvía eléctrico y moderno número 15, que nos va llevar hasta la zona monumental de Belém, no tuvimos que pagar gracias a la tarjeta Lisboa Card.



Monasterio de Los Jerónimos                                     
Después de 25 minutos nos bajamos en la parada Monasterio de Los Jerónimos, estamos en el barrio de Belém. El Monasterio de Los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos) fue declarado en 1983 por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. De estilo arquitectónico manuelina es uno de los edificios más importantes de esa época, siglo XVI.





Con la tarjeta Lisboa Card no tuvimos que pagar la entrada, todavía hay poca gente y se nota en la cola, pudimos entrar rápido. Comenzamos la visita por el impresionante claustro, su arquitectura es extraordinaria y aún más cuando hay tan poca gente que nos permite saborear este arte con más tranquilidad.




Subimos al segundo piso, donde podemos visitar el coro de la iglesia y la parte alta del claustro, también podemos visitar varias salas con diferentes exposiciones.







Visitamos la iglesia, lo primero que nos impresiona son sus seis columnas talladas que mantiene una gran bóveda. Después de pasear por la iglesia terminamos delante del mausoleo sostenido por elefantes y las pinturas con escenas de la Pasión de Cristo y la Adoración de los Magos, de Lourenço de Salzedo, son otros puntos de interés. Encontramos diferentes tumbas como la del descubridor Vasco Da Gama; Luis Camões, afamado escritor portugués; el famoso poeta Fernando Pessoa o figuras reales como el Rey Manuel y el Rey Sebastião. Toda la visita ha sido asombrosa, ha sido uno de los mejores monumentos que hemos visitado en Lisboa.







  Precio es  de 10€ por adulto, pero con la entrada esta incluida en la tarjeta Lisboa Card .El primer domingo de mes la entrada es gratis para todos los visitantes. Cerrado todos los lunes, 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.                                       


Monumento de los Descubridores                                     
Cruzamos la calle y pasamos por una zona ajardinada con una fuente, vamos camino al Monumento de los Descubridores. Para cruzar la carretera tenemos que pasar un paso subterráneo que nos permite acceder a la zona del monumento.



Este monumento fue construido en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante, (Padrão dos Descobrimentos). Monumento de 52 metros de altura donde aparecen 33 personajes de la época de los Descubrimientos.


Sacamos fotos desde la plaza tanto al monumento como al puente “24 de abril”. La entrada al monumento cuesta 4€ con la tarjeta Lisboa Card se queda en 3€, pasamos de entrar.







Torre de Belém                                     
Seguimos caminando por la zona peatonal hacia la Torre de Belém. Una vez en la torre hacemos una cola de unos minutos para poder entrar, con la tarjeta Lisboa Card entramos gratuitamente, la entrada cuesta 6€, lo que tiene ya la entrada comprada por internet pueden saltarse la cola.




Esta torre está declarada Patrimonio de la Humanidad y está sobre la antigua playa de Restelo, desde aquí zarpaban los barcos en sus expediciones. La torre fue mandada a construir por el rey Manuel I en el siglo XVI. La decoración exterior es lo más hermoso de la torre con sus torres de vigilancias, almenas, la gárgola del rinoceronte, etc.



Visitamos su interior en la primea zona encontramos unas 16 ventanas con cañones defensivos, si bajamos podemos visitar los fosos y los huecos donde tiraban a los prisioneros. Subimos los cinco pisos de la torre, mediante una escalera de caracol (en nuestra visita no había mucha gente, pero unos chicos controlan los turnos de subida y bajada), hasta la terraza donde tiene buenas vistas de la zona.



Las plantas se denominan con los siguientes nombres comenzado de abajo a arriba: Sala del Gobernador, Sala de los Reyes, Sala de Audiencias, Capilla y Terraza. Salimos y sacamos varias fotos del exterior.




Pasteles de Belém                                     
Nos vamos caminando hacia la zona del monasterio, es la hora apropiada para probar una de las delicias de este barrio de Belém, por ese motivo entramos en la Pastelería de Belém para tomarnos dos expresos y tres pasteles de Belém, muy típicos de Lisboa, y por supuesto muy buenos, precio del aperitivo 4,90€. Hay cola para comprar los dulces, pero nosotros como íbamos a tomar café y probar esos pasteles, no comprar una caja nos pudimos sentar una mesa sin hacer cola, todo un lujo.




Nos vamos a la parada del tranvía 15, pero al final cogimos la guagua (autobús) número 714 que también nos lleva a la plaza Figueira, todo incluido en la tarjeta Lisboa Card. Después de un recorrido de unos 20 minutos llegamos a una calle perpendicular a la plaza de Comercio, donde nos bajamos y subimos caminando hasta la zona de la Catedral para almorzar.


Nos fuimos al restaurante Rio Coura en la rua Augusto Rosa, 30. Pedimos pulpo y carne de cerdo a la portuguesa, nos pusieron unas croquetas de bacalao y sardina de entrante, también pedimos postre (tarta de naranja y otra de galletas de chocolate), dos cañas y dos cervezas, un total de 38,00€. Todo ha estado riquísimo, presentación básica y servicio bueno, lugar muy frecuentado por locales y turistas.

Nos vamos a la cafetería do Eléctrico a tomar dos cafés, una vez más ya nuestra amiga nos atiende de maravilla y nos pregunta por el día. Luego nos vamos a descansar al apartamento y a llamar a las niñas que hoy cumplen años. Son las 15 horas.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Entrada en memoria de nuestra suegra y madre, Juana Melián Rivero, siempre te llevaremos en nuestra maleta.