Destacado

Lisboa: ¿Qué visitar en tres días? 1 Día (II Parte).

Segunda entrada dedicada a que visitar en Lisboa en 3 días, estamos en el primer día, segunda parte. Cogemos el tranvía 28E hacia el Barrio Alto, salimos desde la parada ubicada en la Rua Conceicao, tuvimos que esperar un buen rato, no tenemos que pagar porque el billete del tranvía esta incluido dentro de la Lisboa Card. Comenzamos a subir hacia el Barrio Alto pasando delante de la famosa cafetería “A Brasileira”, que ya visitaremos en otro momento de nuestro viaje, así como la Plaza de Luís Camões, que separa el Barrio Alto del Chiado. Delante de la iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación.



   Cementerio de Dos Plazeres                                     
Llegamos al final del recorrido donde nos tuvimos que bajar del tranvía. Había que esperar hasta la hora de salida y como cerca estaba el Cementerio de Dos Plazeres entramos a sacar unas fotos. En este barrio tradicionalmente vivían las familias más ilustres de la ciudad, por esta razón el Cementerio de Dos Plazeres tiene un aspecto monumental, exhibiendo diversas obras de arte arquitectónicas del siglo pasado, la cuestión es seguir aparentando abundancia y poder, después de la vida. Volvemos a la parada del tranvía donde tuvimos que esperar un poco hasta volver a coger otro tranvía. En el recorrido de vuelta pasamos por el palacio de San Benito y la iglesia de Estela.




   Plaça Largo das Portas do Sol                                          
Seguimos en el tranvía hasta la Plaça Largo das Portas do Sol. Recuerden que esta mañana comenzábamos nuestra visita desde este punto, en el Barrio de Alfama. Esta plaza en pleno corazón del barrio es uno de los miradores más impresionante de la ciudad, con unas buenas vistas. Encontramos la estatua de San Vicente, patrón de Lisboa, que sostiene un barco acompañado de dos cuervos.



  El Cuervo es uno de los símbolos de Lisboa y lo veréis a menudo representado en la ciudad, en la propia bandera de Lisboa aparecen dos cuervos sobre un barco.                                       



Nos dirigimos hacia el restaurante donde habíamos comido ayer, Moinhos y Rinero LDA, esta vez toco pescado empanado, está todo muy bueno. Fuimos a la cafetería “Do Electrico” (foto inferior) donde nos tomamos unas cervezas y el típico café portugués. Volvemos a la plaza Largo das Portas do Sol, para coger el tranvía número 28, como tardaba nos pusimos a oír unos músicos y al final nos fuimos caminando.



   Iglesia San Vicente                                          
Seguimos camino hasta la iglesia de San Vicente, esta inmensa iglesia se encuentra en la parte alta del barrio de Alfama, desde los miradores podemos ver su gran estructura. Los orígenes de esta gran iglesia datan del año 1.147 cuando el primer rey de Portugal Alfonso Enríques la ordenó construir para albergar el cuerpo de San Vicente, quien murió en una batalla contra los musulmanes y que más tarde fue nombrado patrón de la ciudad.




   Feira da Ladra                                          
Seguimos hacia la Feira da Ladra, este mercado debe su origen al lugar donde se vendía los objetos robados, se celebra desde la Edad Media, hoy en día sus puestos venden objetos usados, antigüedades, ropas, libros, etc. A la hora que llegamos muchos de los puestos ya están recogiendo, pero nos da tiempo a dar una vuelta por algunos puestos. Este mercado ocupa una buena parte del Parque Clara – Clara.



   Panteón Nacional                                          
La siguiente visita es el Panteón Nacional, que se encuentra unos metros más abajo del mercado, con la tarjeta Lisboa Card no tenemos que pagar entrada. Como cierra a las 17:00 horas y llegamos casi justo a la hora de cierre, el chico de la puerta nos aconseja que comencemos la visita por los pisos superiores, para que nos dé tiempo a ver todo.



Subimos los diferentes pisos de esta iglesia convertida a panteón (Iglesia de Santa Engracia), haciendo las visitas correspondientes por plantas hasta llegar a la terraza donde tenemos vistas de la ciudad y del mercado.




Bajamos hasta la zona de las tumbas, lugar de entierro para portugueses célebres como Amália Rodrigues, los presidentes de Portugal, o João de Deus. Además, alberga los cenotafios de otros lusos de prestigio como Vasco de Gama, Eusebio (jugador de fútbol) o Luis de Camôes.




   Paseo                                          
Bajamos hasta la orilla del río callejeando pasando por delante del Museo del Fado, nos volvemos a meter por las calles estrechas hasta llegar a la tienda de las conservas. Nos vamos hasta la Plaza del Comercio donde nos sentamos un momento a coger resuello. Nos dirigimos hacia la rua Conceiçao donde cogemos el tranvía número 12 hacia la plaza Largo das Portas do Sol, esta vez el tranvía está lleno, el chófer se cabrea porque la gente no quiere caminar para atrás y se baja a colocar a los pasajeros.




Nos vamos al apartamento a descansar para luego salir a cenar hacia la zona de la Rua San Vicente. Nos vamos al restaurante Gato Pardo, donde pedimos dos platos de pasta, con sardinas y pulpo, acompañado por unas copas de vino, todo muy correcto, local pequeño pero acogedor y la comida exquisita. Algo que no esperábamos es que es costumbre que la gente se siente junta en una misma mesa, aunque no las conozcas. Tuvimos que compartir mesa con otra pareja de turistas, donde ella disfrutaba de cada trago de su copa como si fuera un […]. Terminamos este día, mañana más visitas. Nos leemos.



martes, 28 de febrero de 2017

Entrada en memoria de nuestra suegra y madre, Juana Melián Rivero, siempre te llevaremos en nuestra maleta.