Destacado

La Palma 2014: Charco Azul.

En febrero del 2014 decidimos visitar la isla conocida como la isla bonita, La Palma. Llegamos a La Palma desde gran Canaria en avión con la compañía Binter, duración del vuelo unos 45 minutos. Una vez en el aeropuerto cogemos el coche y nos dirigimos hacia el norte de la isla donde va estar nuestro alojamiento. Pero antes paramos en la capital, en Santa Cruz de La Palma, para desayunar. Aprovechamos para recorrer las calles de la capital, aún vacías.


Casi al mediodía llegamos a nuestro alojamiento situado en el municipio de San Andrés y Sauces. En el trayecto desde la capital podemos observar los cambios en infraestructura vial que se ha producido en estos últimos años, aunque estuvimos en la isla en el año 2008, apenas nos movimos de la capital, y hacia más de 15 años que no veníamos para el norte.


El municipio de San Andrés y Sauces está situado en el noreste de la isla, con una extensión de de 42,75 km2 y con una población 4.473 habitantes. Son dos núcleos  de población uno ubicado cerca de la costa en San Andrés, muy cerca estará nuestro alojamiento, y otro cerca de las medianías Los Sauces, donde se puede decir que es donde gira toda la vida del municipio.
Nosotros nos quedamos cerca del Charco Azul, complejo de piscinas naturales en la costa, protegidas de las olas del Atlántico, lugar tranquilo para darse un chapuzón y tomar el sol.  Tiene buenos accesos y casetas para cambiarse, también  puedes ducharte. Tiene un bar en la parte alta del complejo.

Una vez instalado en el apartamento, el cual está ubicado en una zona de plataneras, y desde la terraza podemos observar el mar. Bajamos a pasear por estas piscinas, aunque el tiempo no ayuda para darse un baño, el lugar es tal como lo recordábamos, todo limpio y esos charcos que te permite bañarte con seguridad. Aprovechamos para tomar unos botellines en el bar terraza.







A la derecha de la zona tenemos un bonito paseo que nos permitió en nuestra estancia pasear para quemar algunas calorías y de esta forma también conocer algunos rincones del lugar. Algunas de las tardes aprovechamos para  sentarnos en uno de sus bancos a leer, o solamente oír el  mar. Este sitio es un lugar ideal para desconectar y cargar pilas. Nos leemos. A 21 de febrero de 2014.