España

La Habana 2016: Regla.

Amanece un nuevo día en Cuba, aunque la noche no volvió a ser tranquila debido a que anoche otra vez la discoteca de la última planta parecía estar dentro de nuestra habitación. Después de la rutina de estos últimos días ir al Vedado a desayunar y de paso intentar quejarnos por la música tan alta en el hotel, un tiempo perdido, nadie nos hace caso. Volviendo al viaje en sí, cogemos un taxi y nos vamos hasta la plaza de San Francisco, queremos visitar Regla.


Nos vamos al embarcadero desde donde sale el ferry que nos lleva al otro extremo de la bahía. Pero había una cola tremenda, así que lo dejamos para más tarde y nos vamos a la cadeca de la plaza de San Francisco a cambiar dinero y a correo a enviar una postal, que la compramos en un pequeño quiosco que está en la zona.


Nos vamos hasta un vagón de tren que está cerca del monasterio de San Francisco, este vagón llamado Mambí, fue construido en Estados Unidos y traído a Cuba en 1992 para ser usado como coche presidencial. Un vagón de a todo lujo que fue usado por los presidentes y candidatos cubanos durante el siglo XX.


A la misma altura pero por la calle que da hacia la bahía encontramos el Museo del Ron Havana Club.  Aunque es visitado por muchos turistas no está dentro de nuestra agenda, desde nuestro punto de vista nos interesa más el edificio que la elaboración, ya hemos estado en otro país cercano donde si hemos visto el proceso de elaboración del ron, así que solo vemos el patio y seguimos hacia nuestra próxima visita.


Llegamos una vez más al embarcadero, hay poca gente y nos dirigimos a la cola para poder coger el ferry, el billete lo pagamos al chico que está en la entrada del barco son 0.25 Pesos Nacionales por persona, pero como no tenemos pagamos 1CUC por los dos.



El trayecto dura unos 5 minutos, no hay asientos, todos vamos de pie. Llegamos al embarcadero de Regla, desde aquí tenemos maravillosas vistas de la otra orilla de la bahía.



A pocos metros se encuentra el santuario donde está la virgen de la Regla. Patrona del pueblo, que viste toda de azul, se identifica con Yemayá, la dueña del mar, protectora del mar y de su gente. Es 7 de septiembre la víspera del día de la virgen y lo podemos notar en afluencia de gente al santuario, por eso la gran cola esta mañana en el embarcadero. Esta ermita es humilde y fue construida por primera vez en 1690.




Alrededor de la iglesia podemos encontrar desde artículos religiosos hasta las predicciones de las cartománticas. También podemos observar la mezcla del cristianos con la afrocubano, cultura yoruba. Una visitar interesante donde se puede comprobar el furor religioso de los cubanos. Nos volvemos hacia el embarcadero, donde volveos hacer cola para regresar a La Habana. Nos leemos.




No hay comentarios