España

Grecia 2013: Teatro Epidauro.

De camino a Epidauro paramos en un pueblo que no aparenta ser muy turístico, pero Mandy le encanta estos caminos secundarios. Aprovechamos para entrar en un supermercado a comprar agua, el señor que nos atiende después de dar unos gritos llamando a alguien, nos señala un precio que está escrito en un cartón, 1,50€ por un botella de agua. Salgo tan pancho como entre y tan vacío, más abajo hay otro supermercado, la misma botella de agua a 0,50€ (y fría) y de regalo una charla sobre fútbol con el dueño.

Llegamos al pueblo de Epidauro, a la antigua Epidauro, después de una hora de trayecto y Mandy nos lleva directo a un pequeño anfiteatro, no es lo que buscábamos.  Ya lo habíamos leído en las guía que a veces los GPS o las guías te marcaban el pequeño teatro en vez del grande. Preguntamos a unos chicos que estaban trabajando en la restauración de la zona y nos dan las indicaciones de la ubicación del Teatro Epidauro.  Sacamos unas fotos y marcamos en el GPS las nuevas coordenadas, después de unos minutos de confusión nos ponemos en camino.


Foto del pequeño teatro.

Llegamos al aparcamiento del Teatro de Epidauro después de un trayecto de unos 20 minutos. Este teatro es el recinto de la antigüedad con mejor acústica del mundo, tenemos la suerte de oír a unas chicas cantar desde el mismo centro y se oye en todo el recinto sin tener que forzar la voz. Fue trazado por Policleto el Joven en el s. IV a.C. que utilizó un desnivel natural del terreno para construirlo. La entrada cuesta unos 6€.


Una vez en él podemos ver su buen estado, tiene una capacidad de unos 14.000 espectadores y en verano se celebra el Festival Anual de Teatro Heleno. 




La “orchestra”, zona circular, tiene casi 20 metros de diámetro y desde la parte alta del teatro tenemos unas vistas maravillosas del valle de Asclepio.  ¿Quién dice que antiguamente no se hacían grandes obras? :)








Terminamos la visita con la marca de la casa, un salto, y nos ponemos en marcha hacia el siguiente destino del día. Nos leemos. Día 4 – Viernes, 6 de septiembre de 2013.



No hay comentarios