Destacado

Vietnam y Camboya 2012: Tumba Tu Duc.

Llegamos a nuestra segunda visita de la tarde, a la Tumba Imperial de Tu Duc. Nada más entrar podemos comprobar que no es solamente una tumba, y que el emperador en vida lo usaba como retiro veraniego.


Dicen que es la tumba más bonita de todas las imperiales de Hué. Caminamos por un corto paseo que nos permite llegar a un lago artificial, lago Luu Khiem, en su centro encontramos  la isla de Tinh Khiem, donde el emperador practicaba la caza, a menor escala por el tamaño de la isla, todo sea ponérselo fácil a su majestad.
Llegamos a un pequeño embarcadero, cerrado por sus malas condiciones, donde podemos contemplar las vistas de este lago, así como el Pabellón de Xung  khiem. En este pabellón, separado del agua por unos pilares, era donde el emperador recitaba poesía a sus concubinas, también era uno de los lugares elegidos para componer.



Giramos hacia la izquierda y subimos unas escaleras que nos permite llegar a la puerta Khiem Cung, que es la antesala al patio y al Templo Hoa Khiem donde  se rinde culto al emperador y a su mujer. 


Aquí podemos comprobar una curiosidad, encontramos dos tronos, y el más grande es de la emperatriz, mientras el más pequeño es el del emperador, ya que solamente medía 1,53 cm. Primera foto el palacio y abajo la puerta de entrada desde el propio patio.



Si seguimos  encontramos el Teatro Minh Khiem, donde las concubinas representaban óperas, que es el teatro más antiguo de Vietnam y donde todavía se representan actuaciones de música tradicional.  Llegamos a un patio rodeado de pabellones, el que está enfrente del templo o detrás depende como lo miremos, era usado por la madre del emperador, Tu Du, para veranear. Algo más atrás podemos ver las ruinas de unas casas que seguramente fuera donde se alojaban los sirvientes.



Salimos y bajamos las escaleras, ahora bordeamos la orilla del lago, ya muchos vendedores están recogiendo. Nos dirigimos hacia el mausoleo, subimos unas cortas escaleras y llegamos al Patio de Honor.  Aquí nos encontramos con estatuas de mandarines, elefantes y caballos que formaban la guardia de honor del emperador. Como he leído en la guía los mandarines son más pequeños que en la tumba anterior debido al tamaño del emperador Tu Duc.



Subimos a un nuevo patio donde se encuentra el pabellón de la Estela, donde el propio emperador grabo las inscripciones.


Seguimos bordeando un pequeño lago con forma de media luna, y llegamos a una zona amurallada que es la tumba del emperador. No es tan soberbia como la anterior que hemos visto, la del emperador Khai Dinh, pero el paisaje que lo rodea y el misterio de donde fue enterrado le permite tener su encanto.


Realmente el emperador Tu Duc no está enterrado aquí y el lugar donde se encuentra es un secreto, ya que supuestamente se le enterró con un gran tesoro. Los 200 sirvientes que lo enterraron fueron decapitados para preservarle de profanaciones y saqueos de los ladrones de tesoros. Termina nuestra visita, aunque quedan más lugares por visitar por ejemplo la tumba de la emperatriz y uno de sus hijos, pero el tiempo no da para más.


Volvemos al hotel, después de descansar y nos vamos a cenar. Hemos estado mirando en la guía como en internet un buen lugar para cenar, el tiempo no es nada bueno, ha caído la del pulpo como se suele decir. Al final hemos seguido los concejos de algunos usuarios de internet y nos vamos a comer Pho Saigon, con la gran suerte que se encuentra cerca del hotel, tan cerca como cruzar una pequeña calle. 


Pho Saigon, autentico restaurante para locales, somos los únicos occidentales, aunque al final aparecen un grupo de franceses, que ya hemos tenido la ocasión de cruzarnos durante el viaje en alguna que otra visita. Este local tiene unas diez mesas y son servidas por grupo de chicas ( unas 10) que no paran de entrar y salir de la cocina, y hay más tráfico de camareras que en un restaurante normal, no paran de servir comidas, los clientes terminan de comer, abandonan la mesa y se sienta unos nuevos clientes, y nosotros de cháchara. Hemos comida de maravilla, en el momento que comíamos ha entrado un perro se ha paseado por el comedor, y nadie dice nada, un autentico lugar. Unos chicos que se encuentran a nuestra derecha no paran de mirarnos, al final levanto la cerveza como señal de brindis y ellos reproducen el movimiento entre risas, cuando terminan de cenar nos regalan unas sonrisas y un adiós.  Nos leemos. Viernes 14  de septiembre 2012, 12 Día.


No hay comentarios