España

Chile 2010. Hacia Punta Arenas.

Día 13, jueves 9 septiembre 2010.
Son las cuatro y ya estamos despierto, que dura es la vida del turista, si fuese para ir a trabajar ya estaríamos oyendo nuestras lamentaciones. Partimos hacia el aeropuerto, dejamos atrás San Pedro de Atacama, nos espera una hora de trayecto. Como era de esperar hace un frío que pela.




Son las 6:30 horas y estamos facturando, el aeropuerto es muy pequeño. Nuestro vuelo sale puntual, a las 7:50 horas. Después de un trayecto tranquilo, del aperitivo correspondiente, con los snack de Lan, llegamos al aeropuerto de Santiago a las 9:05 horas. Nuestro vuelo hacia Punta Arenas con una parada técnica en Puerto Montt, sale a las 11:15 horas. Nos dirigimos hacia los paneles informativos para localizar nuestra puerta de embargue, esta en la segunda planta. Una vez localizada la puerta nos comunican que el vuelo que viene de Río de Janeiro viene con retraso, este es el avión que nos va a llevar a nuestro destino. Por lo tanto nos dirigimos hacia una cafetería con wifi para tomar algo y navegar. Al final el vuelo salio a las 12:10 horas.
Después de una hora y cuarenta minutos llegamos al aeropuerto de Puerto Montt, el tiempo no es nada bueno, ya que esta lloviendo. Bajan los pasajeros que se quedan en esta ciudad y suben los que van a Punta Arenas. Nos comunican que el tiempo en Punta Arenas es malo y tenemos que esperar unos 40 minutos para saber si mejora, ya que el aeropuerto de destino esta cerrado.




Al final llegamos a Punta Arenas a las 17:40 horas, con mucha neblina y entrando desde el Estrecho de Magallanes, pudimos aterrizar, gracias a la gran pericia y experiencia de la tripulación.



Nos recogió Ramón y nos llevo directamente al Hotel Mercurio. En el trayecto hacia el hotel ya podemos contemplar y darnos cuenta que hemos llegado a la Patagonia, su bandera, la arquitectura de sus casas, el ganado, y la amplitud de las calles de la ciudad. Una vez alojado decidimos salir, son las 19:15 horas, buscamos una casa de cambio, para cambiar unos euros que aún nos quedan. Aprovechamos para caminar por una de las calles principales José Nogueira, donde se encuentra la plaza Muñoz Granero, con la catedral. A lo lejos podemos ver el Estrecho de Magallanes, si ese que tanto leemos en los libros. Después encontrar una casa de cambio en la calle Lautaro Navarro, buscamos un restaurante para cenar. Donde probamos marisco de la zona, muy bueno y un riquísimo pescado. Regresamos al hotel. Nos leemos.



No hay comentarios