España

Chile 2010. Géiseres del Tatio

Día 12, miércoles 8 septiembre 2010. I Parte.
Son las 3:15 horas de la mañana y ya estamos despiertos. A las cuatro nos vienen a recoger para ir a visitar los Géiseres del Tatio. Somos ocho turistas más el chofer y el guía, Salvador (uno de los mejores guía que hemos tenido en este viaje por Chile). Este campo de géiseres es el más alto del mundo, a 4.321 metros, y esta ubicado a unos 95 km. de San Pedro de Atacama. Así que la duración del recorrido es de unas dos horas por una carretera de tierra. A las seis de la madrugada estamos delante de la entrada al parque, los que no han comprado la entrada tienen que hacerlo ahora y los demás aprovechamos para ir al baño. Mucho hemos leído del frío que se pasa en este lugar, y todo es verdad, más abrigado que nadie nos hemos bajado de la micro, pero los seis grado bajo cero enseguida nos deja congelado, que frío, y Salvador nos comenta que tenemos una buena temperatura, que unos días atrás hacia -12ºC. Nos vamos acercando a esta caldera geotérmica, y ya podemos observar las fumarolas, chorros de agua y vapor que brotan desde la profundidad de la corteza terrestre. Antes de bajar, Salvador nos da unos concejos muy importantes para movernos por el lugar, tenemos que tener mucho cuidado por donde caminamos y no cercanos muchos a los géiseres, porque la temperauta del agua es muy alta.


Es impresionante observar estas maravillosas fumarolas, es un lugar mágico. Después de las explicaciones, de unas fotos y de ver como en pocos segundos un géiser vuelve a lanzar agua a una gran altura, volvemos al micro, nuestros dedos de los pies se congelan. Después de un buen masaje, volvemos a bajar, los canarios no estamos acostumbrados a este tipo de clima. Nos tomamos un tiempo para sacar fotos, y al regreso a la micro nos tienen preparado el desayuno. Claudio, el chico de la Patagonia, esta con unos suecos sin calcetines, me acerco a él, y le comento “Eres mi ídolo, como puedes aguantar el frío” y le responde “Soy de la Patagonia”.



Después del desayuno volvemos a la micro, la siguiente parada es en una terma de agua caliente, y a su alrededor existen varias fumarolas. Algunos turistas, los más valientes o los más locos se bañan en esta terma, por supuesto uno de ellos es Claudio. También los austriacos se bañan, que pasada, nosotros por supuesto no nos atrevemos, mucho frío.

Volvemos a detenernos en la entrada del parque, tiempo para ir a los servicios y para observar por última vez el campo de géiseres, ya ha amanecido y el sol esta fuera, pero aún hace frío. A los pocos metros del parque podemos observar un pequeño campamento, que ahora usan los alpinistas para su adaptación al medio. A unos pocos kilómetros nos desviarnos de la carretera, Salvador nos enseña una planta de color verde que antiguamente cubría toda la zona. Nos leemos.


No hay comentarios