España

Chile 2010. Valle de la Luna.

Día 11, martes 7 septiembre 2010. II Parte.

Después de dar unas vueltas por el pueblo nos dirigimos hacia la agencia. A las 16 horas partimos hacia El Valle de La Luna. Esté lugar es un paraje desértico que se encuentra a unos 13 kilómetros de San Pedro de Atacama, forma parte de la Cordillera de Sal.






Nuestra primera parada es un mirador natural donde podemos observar parte de las formaciones.








Nuestra siguiente parada es El Valle de La Muerte. Su origen geológico es un lago emergido, donde las antiguas capas horizontales de sedimento y roca, que datan de unos 23 millones de años, fueron empujadas y plegadas por los movimientos de la corteza terrestre que levantaron la Cordillera de los Andes, quedando algunas capas en posición vertical. Bueno el tema del nombre viene de una mala traducción al castellano, el explorador que la encontró lo bautizo con el nombre de El Valle de Marte, pero con el paso de los años se quedo como el Valle de La Muerte. A lo lejos tenemos una duna que utilizan para realizar Sandboard.





Nuestra próxima parada es un pequeño recorrido por un estrecho cañón que cruza parte de la zona del Valle de la Luna. Sus paredes verticales, cuevas y formación de arenas que dan juego a nuestra imaginación, ya que nos permite ver en ellas diferentes figuras, componen este lugar tan pintoresco, que se conservan gracias a la escasez de lluvias. Tenemos que decir mientras recorríamos el lugar se oye el grujir de las formaciones de arenas debido al calor. Volvemos hacia la micro.



El Valle de La Luna ha sido declarado santuario de la Naturaleza y está formado por una depresión rodeada de pequeños cerros con impresionantes crestas filosas modeladas por el viento, como Las tres Marías y el Anfiteatro. Este valle es parecido al valle lunar, por eso su nombre. El viento y la acción de otros agentes atmosféricos han tallado formas escultóricas con crestas filosas, montículos y hondonadas que lo transforman en un paisaje extraordinario, único en Chile. La ausencia de vida animal, aunque creo que he leído que suele ser el hábitat de una especie de lagarto, y vegetal, la falta de humedad, lo hacen ser el rincón más inhóspito de la tierra. Una vez realizadas las fotos pertinentes no dirigimos hacia una duna, para poder ver la puesta de sol, la belleza de esta puesta son los colores que muestran el paisaje a su alrededor. Los colores le dan un encanto al valle que no se puede explicar, espero que haya podido plasmarlo en las fotos.
Volvemos hacia San Pedro de Atacama. Por la noche nos vamos a cenar al restaurante “Sol Inti”, uno de los lugares recomendados por nuestras amigas en Valparaíso, y la verdad que han acertado. Nos leemos.

Las tres Marías.



No hay comentarios