España

Siria 2009. Palmira.

Martes, 1 de septiembre de 2009.




Nos levantamos temprano, 6:30 horas, después de llegar anoche a la 1 de la madrugada, desayunamos y salimos hacia Palmira. Después de un recorrido de una hora y media, donde hemos recorrido una zona árida, llegamos a nuestra primera parada, una cafetería llamada Bagdad Café, regentado por unos beduinos. En este lugar sacamos unas fotos del grupo, algunos tomamos un té otros un café turco, que estaba súper espeso.





Seguimos camino hacia Palmira, nuestra primera visita es la tumba de los Tres Hermanos.


En esta tumba encontramos en un estado no muy bueno un mosaico. Aquí tengo que recordar uno de los hechos que más me ha molestado en este viaje, como uno de los turistas que viajaba con nosotros, esta persona no pertenece al grupo de nuestro programa, sino al grupo de 21 personas que se nos agrego en Siria; sobornaba al vigilante de las tumbas para que le dejase sacar fotos, las dos acciones son intolerables, qué la pintura de un mosaico siga estropeándose porque existan gente capaz de llevar a cabo estas acciones, alucinante pero cierto. En la parte exterior podíamos contemplar varias tumbas más, algunas en forma de torre. Una vez terminada dicha visita seguimos hacia las ruinas de Palmira.




Las ruinas de Palmira es la visita estrella de nuestra visita a Siria. La guagua nos deja muy cerca del Teatro Romano, del silgo II. Bueno un poco de historia para situarnos no estaría mal. Palmira fue una antigua ciudad situada en el desierto de Siria. Esta ciudad fue la capital del reino nabateo bajo el efímero reinado de la reina Zenobia, entre los años 266 - 272. Nuestra primera visita es el teatro romano, antes que cierren. Este teatro se encuentra muy bien conservado, y aún mantiene esa impresionante acústica. Después nos dirigimos hacia el Ágora (mercado), luego las Termas de Diocleciano, Tetrápylon. Luego llegamos a una gran avenida de columnas, esta avenida de un kilómetro aproximadamente nos conduce al Arco Triunfal. Al salir de esa avenida a nuestra derecha tenemos el templo de Baal Shamin. Por último visitamos el templo de Bel, es un amplio recinto de unos 200 metros por 200 metros, donde en su centro se encontraba un templo.
Este templo fue mandado a construir por Tiberio en el año 19 d. C. Una vez terminada la visita, nos llevan a almorzar, esta vez nos llevan a un restaurante donde probamos algunos platos beduinos, arroz con cordero, pan de pita, el hummus (pasta de garbanzos).
Terminado el almuerzo nos llevan al hotel, nuestro hotel es el Hotel Heliopolis, un hotel normalito, muy cerca de la calle Sharia Al-Qwatli, que es la calle principal de la ciudad. Descansamos una hora y media. A las 18:30 horas volvimos a salir, nos dirigimos hacia un castillo árabe, que se encuentra al otro extremo de la ciudad, para ver la puesta de sol. Cuando llegamos a la montaña donde se encuentra el castillo árabe, podemos contemplar dicha puesta de sol, y por el otro lado tenemos las vistas de las dos Palmira, la antigua y la moderna.



Volvemos hacia la guagua y nos dirigimos hacia el centro de la ciudad de Palmira, el centro de la ciudad es una sola calle. Buscamos un sitio donde poder conectarnos a internet, nos sentamos en una terraza, que está a tope, tiene conexión wifi, nos tomamos unas cervezas, son las famosas cervezas que hacen los beduinos, o lo que si está claro que es una cerveza casera, ya nos había dicho el guía que hacían cerveza, tienen un sabor algo peculiar y no estaba muy fría, pero bajaba bien, jejeje. Al rato pasa José y se queda a tomar otra cerveza, el grupo pasa más tarde y como no había hueco nos comenta que se van a una terraza que se encuentra a la entrada del pueblo. Después de unos minutos recogemos el portátil y nos vamos a esa terraza donde se encuentra el grupo, allí nos tomamos una cerveza libanesa. Bueno ya es hora de ir a cenar, nos dirigimos hacia el hotel, a cenar y a dormir. Creo que para visitar Palmira se necesita un día más para visitar mejor las ruinas.

No hay comentarios