Destacado

Bilbao 2014: Bilbao.

Llegamos a Bilbao y nos dirigimos a nuestro alojamiento, primero dejamos el coche en los aparcamientos “Parking Unamuno”, nos acompaña Charo y Felipe. A pocos metros tenemos el hotel Sercotel Coliseo.  Su ubicación es ideal, cerca de la calle peatonal Gran Vía de Don Diego López de Haro, del casco Antiguo, de la Oficina de Turismo y a un paso de El Corte Inglés. El personal es muy amable y profesional, en la recepción siempre intentan ayudarte en todo. Las habitaciones son amplias, limpias, y con una bonita decoración, con wifi gratuita. Nuestra habitación estaba en el cuarto piso, como la recepción está en la segunda planta no tienes que pasar por ella para ir a la habitación, con la tarjeta electrónica puedes acceder desde el ascensor al piso donde está la habitación. En general el hotel es muy moderno, con una bonita decoración y funcional, así que recomendable al cien por cien. Volveremos.

 Salimos a caminar y desde la zona peatonal llegamos a la plaza de Federico Moyúa, más conocida como la plaza Elíptica. Cruzamos por el paso de peatones hasta el centro de la plaza, donde encontramos una gran fuente. Desde  aquí podemos ver la Subdelegación del Gobierno vasco que se encuentra ubicada en el Palacio de Chávarri. Su hermosa fachada nos deja boquiabierto.






También tenemos cerca el hotel Carlton, declarado monumento Arquitectónico Histórico Artístico y Cultural. Otro hermoso edificio  y conocido edificio de Bilbao. En la foto, pare izquierda podemos contemplar la fachada. 


Caminando, caminando, llegamos al museo Guggenheim, abrió sus puertas al público en el año 1997, con una visita anual de un millón de personas hoy hemos decidido no entrar sino visitar su exterior ya que su arquitectura es impresionante. El diseño, las curvas, sus planchas de titanio, la luz al incidir en el edificio, es decir todo le da un encanto maravilloso a toda la estructura.




Podemos ver la torre del Iberdrola, edificio que se destaca por su altura y diseño.


El perro Puppy, que lo encontramos justo en un lado de la entrada, es la mascota del museo y fue creada por artista Kitch.  Puppy está montado en una estructura de acero recubierta por una diversidad de flores, y un sistema interno de irrigación.

En la parte trasera junta a la ría del Nervión encontramos la escultura de la araña, llamada Mamá, de la artista Louise Bourgeois. Esta escultura pesa unas 22 toneladas, de 10 metros de altura y 10 de diámetro.



Seguimos paseando por unos de los lados de la ría, y nos dirigimos hacia el café Iruña para almorzar. Fuimos dos veces más una de pintxos y otra vez a almorzar. Es un precioso local, donde han sabido mantener y cuidar su decoración, un diseño de hace años que le da un gran encanto al local. La comida es casera, esta buena, no tiene esa presentación que tiene otros locales en la zona, me recuerda cuando iba a trabajar con mi padre y comíamos de menú. 



Luego otro paseo por la ría del Nervión para bajar el almuerzo. Llegamos al Ayuntamiento de Bilbao, cruzamos el puente con el mismo nombre para llegar al edificio. Un edificio de estilo neoclásico con influencias barrocas, del año 1892, construido por Joaquín Rucoba.  Seguimos paseando por el paseo Arenal. Nos leemos. Miércoles, 10 de diciembre de 2014.