Destacado

El Hierro 2011. Llegada y La Restinga.

Bueno se acercaba mi cumpleaños, Inma me comenta que quería para tal día. Los que me conocen saben que me gusta viajar, pues sobre la marcha se me vino a la cabeza un pasaje a la isla de El Hierro, que solamente hemos estado una vez. Pues buscando en internet a última hora conseguimos un buen precio y para allá fuimos.

De esta manera, el viernes 18 de febrero a las 15 horas, estábamos en el avión hacia nuestro destino, El Hierro. Después de 50 minutos, un vuelo tranquilo y con un día despejado que nos permitió ver toda la costa sur de la isla de Gran Canaria, y la presa de Soria, llegamos al aeropuerto de destino.




En lo que Inma recoge la maleta, yo estoy firmando el formulario de alquiler del coche que ya habíamos reservado por internet. Nos ponemos en marcha, nuestro destino es La Restinga, que pertenece al nuevo municipio de El Pinar. En la anterior visita aún no estaba constituido este nuevo municipio, ya que fue constituido el 15 de septiembre de 2007.



Pasamos por la capital, Valverde, única capital del archipiélago canario que no se encuentra a la orilla del mar, no se ve un alma en las calles. Seguimos subiendo hasta llegar a San Andrés, la última vez nos quedamos en este barrio del municipio de Valverde. Seguimos hasta llegar a El Pinar, no ha cambiado mucho desde la última que vez que estuvimos. Seguimos bajando hacia La Restinga.





Una vez que localizamos el apartamento, en la misma avenida que da hacia el puerto, y dejado la maleta, bajamos a comer algo en una de las terrazas abiertas. Tarde soleada, unas lapas y unas cervezas, más no se puede pedir.




La Restinga, zona marinera por excelencia, dedica exclusivamente al turismo, donde la actividad deportiva preferida y más solicitada en la zona es el buceo. En alguna revista he leído que es la zona con más días de sol de la isla.




Luego paseamos por el muelle y por las calles de La Restinga hasta la hora de cenar. Cenamos en el bar – Restaurante Casa Juan, donde degustamos un excelente pescado de la zona como no podía ser de otra forma. Nos leemos.