Destacado

Cantabria 2010: Valle de Liébana, Potes y Fuente Dé.

Lunes 6 de diciembre. Paramos en Mogrovejo. Mogrovejo es una aldea del Valle de Liébana, situada a los pies del Macizo Oriental de Picos de Europa, entre Potes (capital de la Liébana) y Espinama (Fuente Dé). Esta aldea está declarada Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico, así que merece la pena perderse por sus calles y contemplar el maravilloso paisaje. La arquitectura de las casas, su torre, e iglesia merece unas fotos.



Seguimos nuestra ruta, llegando a Fuente Dé. Situado a los pies de los Picos de Europa, es uno de los lugares más visitado en Cantabria. Aquí encontramos el famoso teleférico que en menos de 4 minutos salva un desnivel de 750m. Hoy hace viento, por lo tanto el teleférico esta cerrado, tenemos que dejar la subida para un próximo viaje.


Nos dirigimos en busca de un restaurante para almorzar. Hacemos varias paradas, pero está todo muy lleno. Así que seguimos hacia Potes, al final comemos en el restaurante Paco Wences (Hotel Valdecoro), que se encuentra a unos metros a las afueras de Potes. Después de un buen almuerzo, vamos a pasear por Potes. Sus calles, llenas de encanto y de gente nos transportan a otra época. Visitamos los lugares más frecuentados y nos dejamos llevar por sus calles hasta la orilla del río.



Volvemos hacia la plaza, llegando a la torre del Infantado. Regresamos al coche, ya es de noche, como se pasa el tiempo cuando uno esta de vacaciones. Ahora nos dirigimos hacia San Vicente de la Barquera. A la orilla del mar Cantábrico, nos encontramos con este lugar hermoso. Ya, es de noche, pero así y todo tiene su encanto, las barcas de vivos colores, el mar y las luces le dan esa magia especial a este lugar marinero. Aparcamos y nos dirigimos hacia la parte alta del pueblo. Donde encontramos un interesante conjunto monumental, del que forman parte la iglesia de Santa María de los Ángeles, construida entre los siglos XIII y XVI, el castillo y los restos de una muralla. Paseamos y callejeamos por sus calles hasta llegar a la carretera principal, donde paseamos bajos los soportales, donde podemos observar tiendas y restaurantes. Nuestro siguiente destino es Comillas, bueno como es de noche aprovechamos para pasear relajados y planificar otra visita a la luz del día.

Para terminar el día, nuestra chef preferida, Canales, nos prepara una exquisita cena, que nos permite retirarnos a nuestros aposentos con el estomago satisfecho. Nos leemos.