Destacado

Chile 2010. Puerto Natales. Cueva del Milodón.

Domingo 12 septiembre 2010.
Nos levantamos, y nos preguntamos ¿dónde estamos? Ahhh, en Puerto Natales. Son las 6:30 horas y nos vamos a desayunar. Nos recogen a las 7:50 horas y comienza un nuevo día, un nuevo tour y con gente nueva. Tres brasileños y una brasileña, una señora de Santiago y su sobrina. Nuestra guía es Claudia, también de Concepción. Nuestra primera parada es La Cueva del Milodón.




Esta cueva ubicada a 25 km. de Puerto Natales se trata de una caverna declarada Monumento Natural. En 1896 un alemán encontró allí piel y huesos de un animal prehistórico extinto bautizado con el nombre de milodón. Animal herbívoro y de andar plantígrado, que vivió hace millones de años. Podemos observar a la entrada una réplica de este animal a tamaño natural, es mucho más grande que un oso polar. Una vez que sacamos la entrada $1.500 (pesos chilenos) comenzamos la visita. La cueva es bastante profunda unos 200 metros. Paseamos por el interior de la caverna y sacamos las correspondientes fotos, por supuesto una junto a la réplica.



Nuestra siguiente parada es el pueblo fronterizo Cerro Castillo, donde ayer pasamos para ir a Argentina. Aprovechamos para comprar nuestro almuerzo, unos sándwich de ave (pollo), agua y zumo. No faltó el café de rigor que tomamos en la espera.




Volvimos a la carretera, camino hacia El Parque Nacional Torres del Paine. Uno de los parques más famosos de Chile con unas 242.242 hectáreas. En el camino hacia la entrada ya vemos muchos animales: guanacos, así que ya hemos completado la familia: llamas, alpacas, y vicuñas; y también vimos varios cóndores.


Paramos en un paraje hermoso con un impresionante lago, el lago Sarmiento, con aguas de color azul y al fondo montañas nevadas, donde ya vemos las Torres del Paine. Muchos guanacos en el camino.



Nuestra próxima parada es la Laguna Amarga, que fotos, las Torres se reflejan en el agua del lago. Hemos llegado a la entrada, portería de la Laguna Amarga, tenemos que pagar $8.000 (pesos chilenos). Se me olvidaba ya podemos divisar las torres en todo su esplendor, tenemos un buen día.




A pocos metros de la entrada, tenemos un mirador natural donde podemos ver una vez más las Torres con el río que serpentea la zona y el puente colgante inglés que podemos observar a nuestra derecha. Nos leemos.