España

Yucatán 2016: Cenote Kankirixche.

Después de la visita de la hacienda ponemos rumbo hacia uno de los cenotes más remoto de la península, o eso nos pareció a nosotros. A 60 kilómetros de Mérida encontramos un cenote poco visitado por los turistas, ya para llegar tiene que ser en coche, porque el transporte público lo más cercano que te deja es a 8 kilómetros, en el pueblo de Abalá.


El último tramo de la carretera es de tierra, estrecha y con barro por las últimas lluvias, al final llegamos al cenote Kankirixche. Los tres lugareños que se encontraba en el lugar, trabajadores de una zona cercana y al mismo tiempo guardianes del cenote, se quedan algo sorprendidos por nuestra visita, pero con una sonrisa nos indica la entrada y nos comenta que el precio es de 20MXN$ por persona. Hablamos de la zona y nos invitan al refrigerio que se estaban tomando, le comentamos que no, queremos sacar unas fotos y seguir ruta, ya que no espera un día algo duro, vida de turistas.



Lo bonito del cenote es que semiabierto, y lo podemos ver en una totalidad desde arriba, y no tenemos que bajar mucho para acceder, unos 15 metros por debajo de la superficie. Una vez más el color del agua nos hipnotiza, y una vez abajo ver las estalactitas, y las raíces de las plantas en busca de la vida, el agua, nos presenta una imagen bellísima.



No tenemos tiempo para un baño, ya que nos espera la visita de una zona arqueológica, pero nos permitimos el lujo de sentarnos en uno de los escalones de madera de la escalera que te permite acceder a dicho cenote para tomarnos un tiempo de […relax…], antes de tomar la ruta. Pura Vida. Nos leemos.


No hay comentarios