España

Yucatán 2016: Dormir y comer en Valladolid.

Desde un principio nos enamoró este hotel, Casa San Roque, desde que leímos  la web de Sandra Salvadó, lo teníamos claro que nuestro alojamiento iba ser esté. Con una buena ubicación a pocos metros de la plaza y del centro de la población, en la calle 41, en una zona muy fácil de aparcar. Las instalaciones, su diseño, el cuidado del jardín, de las zonas comunes, las habitaciones, la limpieza, los desayunos, etc, es decir  todo ha sido de gran calidad. El servicio y el dueño siempre tan atentos y amables, gracias a sus consejos pudimos resolver varias dudas sobre nuestra visitas, un lugar recomendable al cien por cien, solamente vigilar que no entren mosquitos a la habitación. 





El primer almuerzo en Valladolid fue El Atrio del Mayab, el tiempo se estaba poniendo feo y tuvimos que dejar el hermoso jardín para comer dentro. Una vez dentro nos pedimos una cochinita pibil y salmón a la plancha, con unas cervezas Modelos, de postre chocolate maya y dulce de papaya, la comida estuvo bien. El servicio atento y amable, así que un aprobado. La decoración está muy bien, nos gustó mucho más la zona del jardín pero esta vez el tiempo no acompaño y tuvimos que comer dentro. En su momento estaba en el número 2 de TripAdvisor (sep-2016), ahora en el número 5 (may-2017).







En el barrio de Sisal encontramos el restaurante Yerbabuena. La decoración del local es maravillosa, tiene un pequeño jardín al fondo, pero como el tiempo no ayuda nos sentamos en el comedor interior. Nos pedimos unos tacos y una pasta con pollo, para beber unas aguas, de jengibre y otra de limón y miel, super refrescante, hay que decir que no sirven alcohol.  La comida es de alta calidad y se nota, el único pero es la falta de algún otro plato en la carta. El servicio es inmejorable, amable y atento.  En su momento era y sigue siendo el número uno en TripAdvisor.





Una de las noches nos fuimos a cenar al Conato 1910, consejo del dueño del hotel. A pocos metros del hotel encontramos esté bonito y encantador restaurante. Para nosotros es el mejor de la ciudad, por lo menos de los que hemos visitado. La comida es de calidad y tiene ese toque moderno pero siempre respetando lo tradicional, deliciosa. Nos pedimos unos calabacinos rellenos y un pollo a “…” no recuerdo bien, todo delicioso. El servicio es de lo mejor de la ciudad, amable y atento. La decoración nos ha encantado, esa mezcla de arte con gastronomía, que tan de moda está en el mundo, nos encanta. Muchas obras son de Frida Kahlo, gran pintora méxicana. Todo a un buen precio. Volveríamos sin duda alguna.






La primera noche cenamos en un restaurante cerca de la plaza, restaurante Las Campanas. Había ambiente y música en vivo, así y todo es un lugar acogedor y tranquilo. Nos pedimos unas fajitas, papas rellenas y unos sándwiches, también nos pedimos dos rondas de cervezas Modelos, la comida ha estado muy bien. Buen servicio, siempre atentos. El precio es económico. 





Una de las noches lluviosas nos sentamos en el Restaurante La Cantina que está en la plaza, y nos tomamos unas cervezas, tenía bastante variedad de cervezas, probamos la Bohemía, muy rica. Con el paso de los días nos daremos cuenta la gran cantidad de cervezas que existen en México. Esta ha sido nuestra experiencia gastronómica en Valladolid. Nos leemos.




No hay comentarios