España

La Habana 2016: Vuelta en carro.

Después de la visita nos vamos hacia el Capitolio en taxi, en un almendrón, este tipo de taxi es usado por los locales, y van recogiendo gente por el camino hasta su destino. El “botero”, conductor, se queda un poco asombrado cuando lo abordamos en el semáforo, le comentamos que si nos lleva hasta el Capitolio, y nos comenta “que aún no ha comenzado a trabajar y que no suele llevar turistas”, al final se anima y nos subimos. Estuvimos todo el trayecto hablando del mercado del coche en Cuba, como pasa del Rent Car al servicio de los taxistas, pero siempre sigue siendo del Estado por ese motivo se debe pagar una cuota, el precio del servicio es impuesto por el Estado, y mucho más... Cuando nos deja al final del trayecto nos pregunta que cuanto solemos pagar y le digo que unos 3 CUCs, y lo acepta. Hoy hemos aprendido algo más sobre la vida en Cuba esta vez sobre el mercado del automóvil.


Hoy hemos decidido hacer algo super turístico como coger un coche, un descapotable de los años 30 o 40, una hora de recorrido por La Habana por unos 30CUCs, el precio puede variar desde 20 a 35 CUCs. Como podrán comprobar los que vean los vídeos, que ha merecido la pena.

La Habana 2016: Paseo en coche, I Parte. from Francisco Javier Vega Mendoza on Vimeo.

El recorrido pasa por El Capitolio, el Barrio chino (el único del mundo donde no hay ningún chino), la plaza de La Revolución, la Universidad, Consulados, Hoteles, cementerio, zona del Vedado, hasta llegar al Malecón y de regreso al punto de partida, desde nuestro punto de vista hay que hacerlo como una vez. Los coches están impecables y podemos ver de primera mano el ingenio cubano para mantenerlos en funcionamiento.












Hoy nos toca comer en Los Nardos, restaurante cerca del Capitolio, para ser más exacto el edificio que está enfrente. Cuando íbamos hacia el restaurante, se nos acerca una chica y nos dice “Van a comer a los Nardos” | “” | “Lleva unos meses cerrado” | “Imposible, cenamos anoche (mentira mía)” | "Adiós" | "Chao….."


Este restaurante pertenece a una asociación cultural española de Asturias, cuando llegamos tuvimos que esperar unos minutos porque siempre está lleno. Local con decoración que reproduce otra época lejana, donde la madera es la protagonista, iluminado por velas, algo oscuro para nuestro gusto, pero algo diferente. El servicio ha estado bien, un fallo importante, que le comentamos que los platos sin vinagre y uno de ellos tenía. La comida ha estado bien, abundante, pero desde nuestra opinión no es tan económico como mucha gente comenta, precio normal. Nos leemos.

No hay comentarios