España

India 2014: Jaswant Thada.

Una vez terminada la visita a la fortaleza cogemos la misma carretera que usamos antes para subir, cuando bajamos a unos 2 kilómetros a la izquierda tenemos un pequeño cruce que nos permite llegar a nuestra segunda visita del día.

Encontramos un pequeño lago donde unas aves negras, buscan comidas y se refrescan, ya que hace mucho calor. Nos dirigimos hacia la zona donde están las taquillas, los precios son los siguientes: entrada 30Rps, cámara de foto 25 Rps y cámara de video 50 Rps. En la misma oficina se nos ofrece un guía de habla hispana por un precio fijo, que ahora mismo no recuerdo, decidimos no contratarlo.

La entrada hasta el mausoleo está bien arreglada, el color rojizo y el verde de los arboles le da un gran encanto. 



Llegamos a las escalinatas que nos permite acceder a este templo o palacete. Este monumento de mármol blanco,fue construido por el hijo de Jaswant Singh II para su padre, es conocido por el sobrenombre del “pequeño Taj”. Algunos dicen que el apodo es exagerado, nosotros no vamos a entrar en esos detalles, pero el mármol blanco le da un encanto especial a este templo.


Una vez que nos descalzamos subimos las escaleras, y podemos oír de fondo el sonido de una flauta. El sonido viene desde una de las ventanas, donde podemos ver a un hindú tocando dicho instrumento.



Construido en 1899, el cenotafio tiene algunos hermosos jalis (celosías de mármol tallado) y el color blanco y el silencio que reina en este lugar le da una magia especial a la zona.


En su interior encontramos al flautista, y un mausoleo con fotos de algunos maharajás. Como ya sabíamos lo que tocaba con el flautista, pues nos sacamos unas fotos con él y luego le dimos una propina. Paseamos por el interior de este templo, que la verdad que no tiene nada más que ver, su arquitectura y observar a través de sus hermosas ventanas.





Desde el exterior tenemos unas buenas vistas de la fortaleza. Luego paseamos por el jardín, donde encontramos algunas tumbas de la familia de los maharajás.




Terminamos la visita y volvemos al coche. Nos leemos. Día 8, martes, 9 de septiembre de 2014.

No hay comentarios