España

Cuenca 2006: Ruta de las Caras.

Miércoles, 6 de diciembre de 2006. Salimos hacia Buendía, en este lugar vamos a visitar el pantano del mismo nombre.  A orillas del pantano de Buendía encontramos la Ruta de las Caras, llamada así por la cantidad de esculturas, de diferentes formas, que se encuentran talladas en la roca caliza.
La Ruta es un lugar perfecto para practicar senderismo a la vez que se contemplan estas singulares obras de arte. Varios artistas  han participado en esta muestra de arte, esculpiendo en la roca estos diseños tan originales.

Una vez aparcado el coche comenzamos nuestra ruta. Frente a los dos pequeños olivos, parte una senda señalizada, siguiéndola a unos 200 metros encontraremos la primera escultura, la Moneda de Vida un bajorrelieve de 2 metros, la senda continúa de frente pero a los pocos metros gira hacia la izquierda pasando junto a unas paredes rocosas. En estas hay cuatro esculturas, Cruz Templaría, Krishna, Buda y Arjuna, a escasos metros unas de otras. 

La senda continua en paralelo a las rocas, divisándose una esplendida panorámica del pantano de Buendía, recorridos 150 metros veremos la Espiral del Brujo, escultura alegórica, junto a otra, Chemary un gran nomo. Estas se encuentran escasos metros del aparcamiento, pero si queremos continuar la Ruta seguiremos la senda que parte de la cara llamada Chemary, y recorridos unos 250 mts. se llega a una pequeña explanada llena de olivos donde está La Monja, una cara de 1,60 metros


Pasando junto a la Monja, y continuando a escasos metros bajaremos una pequeña pendiente y entre las rocas y pinos, encontraremos al Chamán, mirando al pantano. En los alrededores se encuentran también una serie de rostros de entre medio metro y un metro y medio de altura con Nombres tan curiosos como el Extraterrestre y el Beethoven de Buendía. La senda continua siguiendo la mirada del Chamán en dirección al pantano, en un alto se divisa una calavera llamada De Muerte. En la misma peña, por el otro lado, está la Dama del Pantano, mirando a la presa.


Desde la Dama, sale una senda paralela al agua en dirección a Buendía que nos lleva hasta la Peña de las Vírgenes, a unos 300 metros. En ella están esculpidas en una pared rocosa las tres últimas esculturas (foto superior): La Cruz del Temple, de 0,8 metros de diámetro, La Virgen de la Flor de Lis, y a su derecha La Virgen de las Caras. Volvemos sobre nuestros pasos hacia el aparcamiento la visita ha sido muy gratificante. Nos leemos.

No hay comentarios