España

China 2011: La Gran Muralla. Sector Badaling.

Viernes, 2 de septiembre de 2011. Nuestro cuarto día y ha llegado el día de la visita a la Gran Muralla, nuestra visita estrella del viaje y nuestras Sexta Maravilla. La visita a esta maravilla la hemos dividido en tres sectores, hoy visitaremos dos.

Un poco de historia no viene mal, en los siglos VII y IV, los principados feudales construyeron murallas defensivas en sus respectivas fronteras con el fin de protegerse de los ataques de los hunos, una de las tribus nómadas del norte de China, así como de los principados feudales vecinos. Después de la unificación de toda China, en el siglo III, Qin Shi Huang, primer emperador de la dinastía Qin, unió las murallas aisladas existentes en el norte, convirtiéndolas así en la Gran Muralla de Diez Mil Li. Posteriormente, la muralla fue reparada y reconstruida por numerosas dinastías. Para proteger la frontera norte del imperio Chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los ataques de los nómadas Xiongnu de Mongolia y Manchuria.

La Gran Muralla, que tiene una extensión total de más de 6.700 kilómetros u 8.851 kilómetros, estos diferentes datos son los que podemos leer en varios libros o en internet, va desde Shanhaiguan en el este hasta Jiayuguan en el oeste. Atraviesa seis provincias y regiones autónomas y un municipio del Norte de China: Hebei, Beijing, Shanxi, Mongolia Interior, Ningxia, Shaanxi y Gansu. Esta obra tiene 7 a 8 metros de altura y una base de 5 a 6 metros de ancho. Las almenas del muro tienen casi dos metros de alto, y también hay troneras para el disparo de flechas y otros proyectiles. En las cimas cercanas se levantan atalayas y torres de señales, que forman una red de comunicación militar.



Por la mañana visitamos el sector de Badaling, un sector de la muralla, que actualmente frecuentan muchos turistas, fue reconstruido durante la dinastía Ming basándose en la obra original. Cuando bajamos del coche podemos comprobar que es una zona completamente para el turista, muchos puestos se encuentra a ambos lados de la carretera, reclamando a los turistas para que realicen sus compras. Sara va en busca de los tickets. Usamos el teleférico para subir a uno de los accesos a la muralla. En pocos segundos podemos comprobar que no estamos solos, ya son muchos los turistas que recorren este inmenso lugar. Pero nuestras sensaciones son que estamos en lugar histórico e importante para China, y sobre la marcha se me viene a la mente, ¿Cómo han podido hacer esta gran estructura sin maquinaria?. Paseamos de atalaya en atalaya esquivando gente, buscando los sitios estratégicos para sacar las fotos, contemplando como la muralla se pierde en el horizonte serpenteando las montañas. Recordando todo lo que he leído y visto sobre este lugar, y ahora mismo estamos aquí, es […….sin palabras]. No sé la hora que subimos pero sobre las 13:15 horas bajamos otra vez por el teleférico a comer.





En 2003, Yang Liwei, el primer astronauta chino, no consiguió distinguir la Gran Muralla desde el espacio, poniendo fin al mito de que ésta se podía ver desde la Luna a simple vista. Bueno aunque este mito ha caído aún sigue siempre impresionante.




No hay comentarios