España

Cantabria 2010: Lebeña.

Lunes 6 de diciembre. Partimos sobre las 10 horas, nuestra visita de hoy va ser la zona de Potes. Pasamos por el Desfiladero de Hermida, este desfiladero es impresionante con 21 km de longitud y 600 metros de altura, formado por roca caliza. Vamos alrededor del río Deva, llegándolo a cruzar hasta cinco veces. Sobre la mitad del desfiladero podemos parar en un pequeño mirador para sacarnos una foto con el monumento de la Trucha.



Continuamos, nuestra siguiente parada es el Balneario de Hermida. En este lugar podemos observar que el balneario ha sido reconstruido y abierto al público aprovechando tres manantiales de agua minero medicinal. Que permite a sus clientes tomarse un descanso y relajarse en un lugar encantador. Nos comenta Felipe, que en verano vienen mucha gente a bañarse en esta zona, aprovechándose de las pozas termales que se forman en el propio río.



Paramos en Lebeña, para visitar su iglesia. La iglesia de Santa María de Lebeña fue fundada sobre el año 924 (referencia encontradas en documentos de ese año) por el conde Alfonso y su mujer Justa (condes de Liébana). Es de estilo mozárabe. Fue declarada Monumento Nacional el 27 de marzo de 1893. El lugar tiene su encanto, situado al lado del río, y en este desfiladero maravilloso. Encontramos un bonito y acogedor cementerio. También podemos ver lo que queda de un árbol, con una forma curiosa, como podemos observar en la foto.




Seguimos camino pasando por Cillorigo de Liébana, hasta llegar a Potes. Mucha gente visita en esta hora este hermoso pueblo, así que decidimos seguir y parar a la vuelta. Ahora paramos en el Monasterio y Santuario de Santo Toribio de Liébana. Se encuentra muy cerca de Potes en la ladera del monte de la Viorna y, según la tradición, guarda como preciada reliquia el mayor trozo de la Vera Cruz, madero en el que fue crucificado Cristo. El monasterio fue fundado en el siglo VI. Es una obra de traza gótica sencilla que ha sufrido varias restauraciones. En el exterior, lo más destacable son las dos puertas del muro sur; de ellas, la más pequeña, que es también la más antigua, es conocida como puerta del Perdón y tan solo se abre en los años de jubileo. La capilla del Lignum Crucis es una obra barroca en la que sobresale la bella cúpula octogonal y el templete que cobija la cruz de plata en la que se guardan los dos trozos de madera, de 63 y 39 centímetros respectivamente, que configuran la reliquia de la Vera Cruz. Tuvimos la suerte que en el momento de nuestra llegada estaba abierta dicha capilla y pudimos pasar y ver dicho trozo de la cruz. En la actualidad se encarga del Monasterio una pequeña comunidad de frailes franciscanos. La tradición franciscana del monasterio le viene dada ya que en su camino de peregrinación a Santiago de Compostela, San Francisco de Asís visitó el monasterio. Nos leemos.






No hay comentarios