España

Viaje a Italia. Pompeya.

Domingo 20 de agosto de 2006. Nuestro décimo octavo día en Italia.

Una vez que desayunamos en la terraza del B&B, donde tenemos unas maravillosas vistas y donde la tranquilidad es una norma. Salimos hacia Pompeya. Son las 9:20 horas, y hemos dejado el coche en uno de los aparcamientos vigilados que se encuentra en la zona. Lo primero que hacemos es sacar la entrada para la visita a Pompei, unos 11€. En el mismo recinto, se nos ofrece un guía en español, espera tener un grupo de unas seis personas y comenzamos la visita. El guía nos cuesta unos 10€ por persona. Un mes antes de venir a Italia he leído un libro sobre Pompei. Consejos en la época que estamos hace mucho calor, así que ropa y calzado ligero, y llevar mucha agua.
Pompeya es uno de los más significativos testimonios de la civilización romana y se presenta como un excepcional libro abierto sobre el arte, las costumbres, los oficios y la vida cotidiana del pasado. La ciudad después de ser sepultada por la erupción del volcán El Vesubio, ha salido a la luz.




La verdad que la conservación de la ciudad es muy buena. Podemos observar sus calles, sus pasos peatonales, sus foros, sus estatuas, edificios públicos, podemos observar las huellas que dejaron los carros en las piedras que formaban la calzada. También tenemos: el templo de Venus, la basílica, casa del cambio, templo de Apolo, termas, la casa del Fauno donde se encuentra uno de los mosaicos más hermoso de la zona, Teatro Grande, Teatro Pequeño, casa del Gladiador, y el Anfiteatro. Podemos contemplar las tuberías que ya se usaban en esos tiempos. También en un pequeño prostíbulo podemos contemplar un Kamasutra pintado en sus paredes. En el almacén podemos encontrar unas figuras que representan a los ciudadanos que fueron sepultados por la erupción. Un arqueólogo italiano tuvo la buena idea de rellenar esos huecos encontrados con yeso, y hoy en día podemos contemplar las expresiones de esas personas, algunos tapándose la boca, la mujer embarazada, niños, todos con expresiones de terror, y esos perros que quedaron amarrados en las puertas de sus casas esperando a sus amos. Una vez que terminamos la visita con el guía, seguimos por nuestra cuenta la visita, tomándonos tiempo para fotos. Todo sea dicho la visita a esta ciudad no ha defraudado, ha sido impresionante. Son las 13: 45 horas, y damos por terminado la visita. Así que volvemos a Furore. Nos paramos a comer en el mismo pueblo antes de llegar al B&B. En el restaurante donde hemos parado a comer, es un negocio familiar, nos tratan como uno más y hablamos, una de las chicas ha estado en España.



Terminamos a las 16:00 horas, nos vamos al alojamiento. Una vez con la barriga llena, cogemos el coche y nos vamos de paseo por la costa Amalfitana, hasta llegar a Positano. Podemos contemplar esta maravillosa costa, con sus pequeños núcleos de viviendas que están encajadas en estos riscos. Son las nueve de la noche y nos volvemos al B&B. Unas cervecitas en la terraza de la habitación antes de dormir.




No hay comentarios