España

Jordania 2009: Petra, I Parte.

Miércoles, 9 de septiembre de 2009.
Hoy nos levantamos ilusionados porque vamos a visitar la cuarta maravilla del mundo para nosotros, ya en nuestra retina y memoria tenemos El Coliseo Romano, Museo Santa Sofía y Machu Picchu, ahora toca Petra. Nos vienen a buscar y bajamos hasta el centro de visitantes de Petra, donde nos espera el resto del grupo. Son las 8:30 horas, nos dan la entrada, tenemos que rellenar y formulario, una vez realizado los tramites de entrada comenzamos la visita. Para llegar a la entrada del desfiladero podemos hacerlo de tres formas, en burro, carreta y caminando, el recorrido son unos 300 metros. Algunos decidimos bajar en burro, muy pocos somos lo que cogemos este transporte, yo soy uno de ellos, y la verdad está bien pero no era lo que esperaba, solamente llegamos hasta la entrada del desfiladero As-Siq. En la misma entrada el guía, George nos comenta que le arco que estaba al comienzo del desfiladero está destruido, aunque queda algunas señales de donde estuvo ubicado, y que el recorrido es de un kilometro y unos doscientos metros, con una altura de unos 40 a 170 metros. Comenzamos a caminar por el desfiladero, en la parte derecha tenemos un pequeño riego que ha sido realizado en la misma pared del desfiladero, que permitía llevar agua a la ciudad. En algunas paredes del desfiladero encontramos hornacinas en honor al dios Dushara, animales y hombres tallados en la piedra. Vamos avanzando poco a poco hacia la búsqueda del tesoro, a veces el silencio es roto por el paso de una carreta con algún turista. Ya se palpa en el aire la emoción de llegar al final y ver el tesoro, George nos llama a todos y nos pone en fila india, avanzamos hacia el final, cuando el desfiladero termina vemos a aparecer el edificio del Tesoro. Sin palabras…….


Tenemos delante de nuestros ojos por primera vez la fachada llamada Al-Khazneh (el Tesoro). Es una experiencia grandiosa. Una inmensa fachada, de 30 m de ancho y 43 m de alto, excavada en la cara rocosa de rosa pálido eclipsa todo a su alrededor. Se construyó en el siglo I como la tumba de un importante rey nabateo y es una muestra del talento para la ingeniería de este antiguo pueblo. Petra se fundó alrededor del siglo VI aC, por árabes nabateos, una tribu nómada que se asentó en la zona y sentó los principios de un imperio comercial que llegaba hasta Siria. Uno se queda petrificado un instante, pero una vez grabado en la retina este maravilloso sitio, tenemos que tomar nuestro tiempo para sacar fotos del lugar. Después de una pequeña explicación de George, de la foto en grupo, nos acercamos a la fachada de El Tesoro, la verdad que su interior no es nada bonita. Después contemplar esta maravilla nos preparamos para seguir descubriendo el resto de la ciudad.



No hay comentarios