España

Perú 2008: Pimentel. Santa Rosa.

Vigésimo quinto día. 13 de septiembre de 2008
Hoy sábado nos hemos tomado la mañana en plan descanso, nos levantamos tarde. Nos vamos a un locutorio a llamar por teléfono a nuestra familia. Como ya he dicho es mucho más económico llamar desde estos locutorios, unos 5 minutos son unos S./ 4 (soles), no llega al 1€, una llamada a un número fijo, a un móvil es un poco más caro.




A las 13:00 horas dejamos las maletas en depósito en el hotel, y nos viene a recoger Omar, nos dirigimos hacia Pimentel. En Pimentel se encuentra una de las playas más frecuentada en verano, donde muchos peruanos vienen a pasar el verano, y donde encontramos muchos surfistas. Bueno una vez que llegamos a la playa, buscamos un restaurante en la pequeña avenida, pedimos unas conchas de abanico, típicas de la zona, buenísimas.



Cuando terminamos el almuerzo nos fuimos a caminar por la playa, donde encontramos a los pescadores con sus caballitos de totora, estaban vendiendo en la misma playa sus capturas, en este caso son peces no con Huanchaco que eran cangrejos. Los compradores son personas de la zona, algunos son los propios dueños de los restaurantes de la zona, estamos un rato contemplando el ir y venir de la gente.



Ahora nos dirigimos hacia Santa Rosa, es una pequeña zona de pescadores, donde podemos contemplar bastantes barcos, algunos de ellos en reparación. Ahora nos dirigimos hacia Monsefú, esta ciudad es conocida por su mercadillo, estamos un rato paseando por lo puestos pero no vemos nada que nos guste. Seguimos hacia Chiclayo, allí nos vamos al paseo de las Musas, es un paseo que utilizan los recién casados y los novios para sacar fotos, en el momento que nosotros llegamos encontramos un grupo de alguna orquesta sacándose sus fotos, el paseo es bonito. Luego nos dirigimos a unos de los centros comerciales de la ciudad, son dos, podemos comprobar que los precios de la ropa no son nada económicos.



Bueno recogemos las maletas y nos dirigimos hacia el aeropuerto, nuestro vuelo sale a las 22:10 horas, y nos dirigimos a Lima, el vuelo tarda unos 50 minutos. Mientras estábamos esperando hablamos con un taxista que nos comento que en bus se tarda unas ocho horas, que pasada. Llegamos a Lima, allí ya nos estaban esperando, nos llevaron al hotel Monte Real, en este hotel ya nos habíamos quedado las dos primeras noches. Nuestra sorpresa cuando llegamos al hotel es que no encuentra nuestra reserva, le paso el voucher o la reserva, y dice que no la encuentra, todo esto a las 23:30 horas aproximadamente, pues señorita hemos estado en agosto alojados y nos quedaba una noche, pues el chico que nos acompaño llamo a la agencia, todo a esa hora, la chica de ventas le dice que ella ha pagado todo, todo perfecto y que la reserva esta realizada, por lo tanto problema de la recepción y para colmo dice que el hotel está lleno, al final como no habían aparecido otros clientes nos dieron la habitación, estos señores del hotel son muy listos, seguro como era para una noche y apareció otro cliente para varias noches, pues no se cortaron un pelo. Pero al final no dieron la habitación, para colmo de males solo había un juego de toallas, y la tía ni corta ni perezosa me comenta que el otro juego la sube por la mañana porque no tenía. Así que este hotel no se lo recomiendo a nadie, Hotel MONTE REAL, en Miraflores, Lima.



Para quitar este mal sabor que nos ha dejado este hotel, que mejor que una foto de esas conchas abanico que comente anterior, todo bien acompañado con una buena cerveza peruana, ya hablaremos de las cervezas peruanas.


No hay comentarios