España

Perú 2008: Isla de Taquile.

Décimo día. 29 de agosto de 2008.
Nos hemos levantado temprano como costumbre aquí en el Perú, la noche ha sido algo fría. Salimos a caminar un rato por los alrededores y sobre todo para calentar el cuerpo, porque el frío aún se nota, y mira que estamos abrigado hasta arriba. Rufino nos llama para ir a desayunar, nuestro desayuno esta formado por un mate de muña y dos tortas de pan, la verdad que estaba muy bueno. Después de las despedidas bajamos hacia el muelle donde nos espera el grupo, partimos hacia la isla de Taquile. Después de una hora y quince minutos aproximadamente llegamos a la isla, todo siempre dentro del Lago Titicaca. Hemos desembarcado por una de las vertientes de la isla, después salimos por la otra vertiente más conocida por sus 500 escalones aproximadamente. Después de unos 45 minutos de caminata llegamos a la plaza principal, en este camino hemos encontrado varios arcos, como puertas, algo común en esta isla, también muchas mujeres tejiendo y niñas vendiendo los productos tejidos. Podemos comprobar como todos van vestidos con sus trajes típicos y sobre todo nos explican que dependiendo del corro que lleva cada persona podemos saber si esta casado/a o soltero/a, también en la vestimenta podemos observar cosas relativas a la vida de la persona que lo porta. Una vez llegado a la plaza comprobamos que los hombres también tejen a hoja barbilla, usando cinco agujas. Sacarte un foto con ellos nos cuesta un sol. Podemos comprobar como en la plaza las niñas se afanan en vender pulseras que tejen sus padres o familiares, mientras que los más pequeños juegan con un aro o llanta.


Nos vamos a almorzar a un restaurante que se encuentra fuera de la plaza, pasando por calles angostas y empedradas, probamos la trucha que es la especialidad de la isla, muy buena, una sopa casera muy buena, así como un explosivo mate de coca con muña. Después de una deliciosa comida volvemos hacia el barco, esta vez bajamos por la otra vertiente de la isla, podemos comprobar todos esos escalones que antes he comentado, y con los taquileños suben cargados todas sus compras por esas escaleras empinadas. Salimos hacia Puno, después de unas tres horas llegamos a dicha ciudad. Aprovechamos la tarde para pasear, coger un taxi e irnos a un mercado llamado El Contrabando, donde se encuentra cualquier cosa a un buen precio. Luego cenamos y nos retiramos a descansar, que mañana salimos hacia Cusco.




No hay comentarios